Estados Unidos

Enfrenta REI reacción violenta de personal por su respuesta a los casos de Covid-19

La empresa cerró todas sus tiendas en marzo y, según un memorando interno de Artz, reabrió en siete oleadas

The New York Times

The New York Times

domingo, 19 julio 2020 | 21:36

Estados Unidos— Alrededor de 40 empleados actuales y anteriores de la tienda de equipos para exteriores REI, en Grand Rapids, Michigan, se comunican regularmente utilizando la aplicación de mensajería GroupMe. El 6 de julio, recibieron una nota discordante de un colega.

"Hola chicos, para que todos sepan que obtuve un resultado positivo para Covid-19", escribió el empleado. “Me dijeron que no se lo dijera a nadie y que la tienda les haría saber a todos lo que estaba sucediendo. Asumí que todos lo sabían, pero aparentemente éste no era el caso. Me alegra que la tienda se lo esté tomando en serio y que estemos cerrados por un tiempo. No tengo síntomas y me siento bien".

El remitente, según capturas de pantalla revisadas por The New York Times, fue inmediatamente bombardeado con buenos deseos. Los resultados llegaron a las 10:30 p.m. el 2 de julio, justo antes de un fin de semana festivo que incluía viajar con la familia para algunos empleados. ¿Por qué los gerentes de las tiendas no alertaron a los empleados? "Me dijeron que la gerencia le haría saber a la gente lo que estaba sucediendo y que no publicaría ni diría nada en las redes sociales", escribió el empleado.

La tienda de Grand Rapids se cerró el 3 de julio para investigar la exposición "potencial" a Covid-19, pero según los mensajes de correo de voz que los gerentes dejaron para el personal, dijeron que nadie había estado expuesto al virus y la tienda volvió a abrir al día siguiente.

En ese momento, la política de la compañía minorista con respecto a cualquier empleado que diera positivo por el virus era informar a cualquier persona que tuviera "contacto cercano" en el trabajo, dentro de dos metros durante más de 15 minutos, según las directrices del CDC. Algunos trabajadores consideraron que fue inadecuado, y señalaron que los empleados a menudo están a menos de dos metros de distancia entre sí en los pasillos o salas de descanso, y que a veces se quitan las máscaras de tela mientras trabajan.

A la protesta de los trabajadores de Grand Rapids pronto se unieron los empleados de las tiendas REI en estados como Arizona y Texas, que usaban las redes sociales para decir que los gerentes de sus tiendas no les habían informado adecuadamente sobre los colegas que dieron positivo. Cuando la directiva de la tienda Grand Rapids finalmente reconoció el caso en un correo electrónico el 9 de julio, dijo que su toma de decisiones involucraba "un pequeño ejército de personas y departamentos en toda la cooperativa".

REI, una cooperativa de consumidores con sede en Kent, Washington, y que tiene sus raíces en 1938, dijo que si bien su enfoque anterior para manejar casos entre empleados cumplía con las pautas del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, cambió su política el martes "para dar expresamente a los gerentes la autoridad para notificar a todo el equipo en su tienda si hay un caso conocido de Covid".

“Algunos empleados querían transparencia por encima de las directrices del CDC, por lo que hicimos ese ajuste", dijo Discher. No abordó la acusación de que se le dijo al empleado de Grand Rapids que no le contara a nadie sobre la prueba positiva.

REI cerró todas sus tiendas en marzo y, según un memorando interno de Artz, reabrió en siete oleadas, con la mayoría de las tiendas operando a partir del 6 de julio. Pero se ha visto obligada a recortar empleos en toda la organización a medida que navega por la crisis y un aumento en los casos en todo el país ha preocupado a los minoristas por la posibilidad de cerrar tiendas nuevamente.