Estados Unidos

Campaña de Trump vio una oportunidad, él la desperdició

El mandatario pudo usar su experiencia con el virus para cambiar su postura hacia la pandemia

The New York Times

The New York Times

martes, 06 octubre 2020 | 08:49

El viernes, incluso cuando el presidente Trump tenía problemas para obtener suficiente oxígeno y los asistentes estaban preparados para trasladarlo al principal hospital militar del país, algunos de sus asesores de campaña vieron una oportunidad potencial.

Si Trump se recuperaba rápidamente de su pelea con el coronavirus y luego se mostraba comprensivo con el público en la forma en que hablaba de su propia experiencia y la de millones de otros estadounidenses, podría tener una especie de reinicio político. La crisis de salud, dijo un funcionario de campaña, fue un revés en una campaña de reelección que las encuestas lo han mostrado perdiendo durante meses, pero también una oportunidad de demostrar una nueva postura hacia el virus que podría ganarse a algunos votantes.

Y el presidente podría usar eso para demostrar desde ahora hasta el segundo debate presidencial, programado para el 15 de octubre, que la enfermedad es grave, pero que se puede combatir y que está listo para volver a entrar en campaña.

Si bien ésa era la esperanza, se vio gravemente frustrada en los últimos días por el propio comportamiento del presidente, cuando apenas este lunes tuiteó a la nación: “No le teman al Covid. ¡No dejen que domine sus vidas!" sin reconocer que, como presidente, recibe mucho mejor cuidado que el ciudadano promedio. Sus comentarios señalaron una realidad mucho más probable: que el manejo errático de su enfermedad por parte de Trump y sus asistentes recordará a los votantes los fracasos de su administración y los esfuerzos por minimizar la pandemia mortal durante seis meses.

Con ganas de salir del hospital, Trump cumplió su deseo el lunes por la noche. Los médicos le permitieron irse a la Casa Blanca, aunque reconocieron que aún no había alcanzado la ventana crítica de 7 a 10 días que normalmente esperan con el coronavirus para ver si los pacientes empeoran.

Al regresar a la Casa Blanca, subió dos tramos de escaleras hasta el Balcón Truman, y casi de inmediato se quitó el cubrebocas para las cámaras. Luego filmó un video estilo campaña desde el balcón, diciendo que estaba "mejor" y que "quizás soy inmune, no lo sé" a los estragos del virus.

No es la primera vez que Trump ha despreciado los deseos de sus ayudantes. Los ha contradicho en temas que van desde la política de China hasta la preparación para el debate de la semana pasada.