Estado

‘Se apropió Estado de vehículos chuecos y los usó para dependencias de Gobierno’

Legalizan el contrabando y amenazan a la economía: Coparmex

Salud Ochoa
El Diario de Chihuahua

viernes, 20 agosto 2021 | 10:00

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Un auto sin placas

Chihuahua— Vehículos “chuecos” decomisados por el Estado fueron distribuidos en algunos municipios para uso de dependencias de Gobierno, sin haber cumplido el proceso legal correspondiente, acusó el líder de la Organización Nacional de Protección al Patrimonio Familiar (Onappafa), Raúl Villalba. 

Dijo que durante la presente administración estatal se han decomisado más de 4 mil unidades de origen extranjero en el estado, principalmente en Chihuahua capital y Ciudad Juárez, donde la autoridad las tiene concentradas debido a que forman parte de un proceso legal.

“Estos autos decomisados pasan a ser parte del Estado aunque ni siquiera los han movido porque están en un proceso de saber quién es el dueño. Los tienen concentrados en Juárez y Chihuahua, echándose a perder. Hubo incluso algunos vehículos que se repartieron entre los diferentes municipios en oficinas de Gobierno y sin cumplir el proceso”, aseguró.

La Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE) informó que a partir de su creación en febrero de 2020 y hasta la fecha, se han decomisado 715 unidades de origen estadounidense, las cuales se quedan consignadas a cargo del Ministerio Público.

En octubre de 2017 el secretario de Hacienda Arturo Fuentes Vélez informó que el Gobierno federal había otorgado al Estado las facultades para asegurar vehículos de procedencia extranjera internados ilegalmente al país, por lo que los operativos que se llevarían a cabo estaban apegados a derecho.

En el mismo convenio se estableció que la autoridad local no tiene atribuciones para otorgar documentos de identificación ni autorizar la circulación de esos vehículos. En cambio, sí está obligado a decretar el embargo precautorio de las mercancías y de los vehículos, y a negar el otorgamiento de tarjeta, placas de circulación o cualquier otro documento que permita la circulación de los vehículos cuando no se acredite la legal importación, estancia o tenencia.

“Hay un proceso que tiene que seguirse y ellos no lo han hecho. Vamos a solicitar la devolución y pediremos el apoyo de la Federación para lograrlo”, dijo Villalba.

Agregó que actualmente hay 180 mil autos de procedencia extranjera circulando en territorio chihuahuense, mismos que portan engomados de diferentes organizaciones, y el continuo ingreso al país obedece en gran parte a la corrupción que impera en el sistema aduanal de la frontera.

En este contexto y tras el anuncio hecho por el presidente López Obrador en cuanto a una posible regularización de autos en la franja fronteriza, Villalba dijo que la medida no resolverá el problema de fondo, sino que solo es un paliativo. “Es un ‘mejoral’ para un gran cáncer. No sólo la frontera debería ser beneficiada con la fronterización”, señaló.

Indicó que tienen pendientes reuniones con la Secretaría de Economía para dar seguimiento al tema en aras de lograr una regularización de todo el parque vehicular que está en esa condición. De darse, sería el octavo programa que se llevaría a cabo en las últimas dos décadas. Desde 1994 se han realizado 7 procesos de regularización.

‘Premian la ilegalidad’

La regularización de vehículos “chuecos” legaliza el contrabando, premia la ilegalidad y amenaza a la economía de Chihuahua, señaló la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) al ser cuestionada respecto a esa posibilidad de la que ha hablado el presidente Andrés Manuel López Obrador. A través de su oficina de comunicación social, el órgano empresarial estableció que el acarreo de autos de desecho “beneficia al crimen organizado”, ya que no se tiene un registro adecuado de esas unidades y da pie a que “se utilicen en la comisión de delitos”.

“Resulta totalmente imposible dar con el paradero del o los responsables, generando así impunidad. A ello se le suma un fuerte impacto en los ingresos del Estado al no captar los impuestos que todos los mexicanos debemos pagar por el derecho de circular en un vehículo”.

Cuestionó el hecho de regularizar los autos “basura” de Estados Unidos cuando en México se pueden idear estrategias para estimular la compra de autos nuevos o usados sin necesidad de importarlos de otro país”.

“Administraciones federales no han podido poner orden y cortar el problema de raíz a pesar de los 19 procesos de legalización que han abierto. Desde entonces miles de autos que incumplen las normas ecológicas vigentes … deteriorando el medio ambiente. Muchos de ellos son internados hacia México de forma ilegal, ya sea por brechas o por las aduanas fronterizas de forma corrupta”, se redacta.

Dijo que están conscientes de que en la frontera norte de Chihuahua se viven condiciones muy específicas, donde el impacto económico generado por el Covid-19, el cierre de fronteras y la inmigración, propician necesidades sociales que hacen que la mayoría de los ciudadanos opte por adquirir autos ilegales a menor precio. Sin embargo, allí es donde resulta necesario un gobierno que ponga un alto a la situación.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) estima que de darse esta regularización podría implicar una caída del 39 por ciento en las ventas del mercado nacional. 

close
search