Estado

Denuncian cateos, robos y amenazas de ministeriales en Chihuahua

'Llegaron golpeando puertas, querían tirarlas, nunca tocaron', dijeron vecinos de la colonia Santa Fe en el municipio de Aldama

Francisco López/El Diario

El Diario de Chihuahua

domingo, 30 junio 2019 | 13:48

Chihuahua.- “Los ministeriales llegaron golpeando puertas, querían tirarlas, nunca tocaron, nos amenazaron a nosotras que somos madres solteras y a los niños que se pusieron a llorar”, fueron algunos de los testimonios de los vecinos de la colonia Santa Fe ubicado en el municipio de Aldama, quienes denunciaron haber sido víctimas de un cateo sin orden judicial en varias viviendas, el pasado miércoles y en el cual les fueron robados 10 mil pesos de una de las casas. 

Andrés Barraza, quien es representante de los alrededor de 200 familias, comentó que luego de la denuncia que presentaron ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), el lunes acudirán a Fiscalía con el fin de ampliar sus declaraciones en el departamento de Asuntos Internos.

La colonia Santa Fe fue habitada hace más de dos años luego de que permaneciera abandonada por 18 años tras ser terminadas por la constructora Sicsa, y posteriormente las viviendas fueran vandalizadas y nunca vendidas. 

Según comentaron, tras llegar a habitar en en lugar, rehabilitaron las casas y dieron vida a la comunidad, que no había tenido ningún tipo de problemática con las autoridades, ni siquiera por posibles desalojos, ya que, comentaron que la constructora ya no existe. 

No obstante desde el mes de abril de este año, agentes de la Fiscalía General de la República, FGR, comenzaron con lo que ellos calificaron como hostigamiento. 

“Algunas tres visitas de agentes de la PGR hemos tenido desde el mes de abril. Que van a hacer mediciones, van y toman fotos a las casas, pero nunca se identifican”, detalló Barraza. 

Sin embargo, fue el pasado miércoles cuando agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE), acompañados de elementos de la Sedena, ingresaron a varias casas, donde agredieron a algunas personas. 

Una de las afectadas declaró que fue hospitalizada luego del incidente debido a que presenta un avanzado embarazo; entró en crisis luego de que se metieran a su domicilio. 

Comentaron que la única justificación que dieron los agentes fue que atendían una denuncia anónima porque supuestamente en los domicilios cateados había venta de drogas y personas secuestradas; sin embargo, ninguno de los agentes dio su nombre o les presentó algún documento. 

Los vecinos creen que tras estos hostigamientos hay un intento de amedrentarlos para que dejen sus casas; sin embargo, a ciencia cierta desconocen de quién o por qué se están llevando a cabo este tipo de acciones contra las familias, las cuales, enfatizaron, se conocen, pues es una comunidad organizada y con sus propios reglamentos de orden y conducta. 

El pasado viernes alrededor de 60 familias interpusieron una queja ante la CEDH, por la manera en que los agentes ingresaron a sus viviendas.