Memorias en resguardo

Con un montaje de imágenes compuesto por el fotoducumentalista Luis Pegut, se hace un recorrido histórico del que fuera el edificio del Consulado General de los Estados Unidos en México

Brisa Frías / El Diario
jueves, 11 julio 2019 | 19:35

De ser un edificio hermético, el antiguo Consulado General de los Estados Unidos en Ciudad Juárez ahora es un espacio abierto en el que conviven emprendedores y artistas. El centro de negocios Technology Hub logró transformar el ambiente y dentro de esos muros hoy se viven valores de diversidad y colaboración. 

Esta metamorfosis está registrada y a la vista del público en general a través del fotomural ‘Memoria del espacio vivido’, realizado por el fotodocumentalista Luis Pegut.

Instalado en el edificio Tera –uno de los cuatro que tiene el complejo-, el mural está compuesto por una serie de imágenes que dan detalle de la transición, montaje que luce impactante en una medida de 9.4 pies por 12.9 (12.86 metros por 3.93 metros).

La lectura de la instalación inicia en la parte inferior del lado izquierdo, continuando en ascenso. Las primeras fotografías pertenecen al archivo fotográfico que entregó el Consulado Americano a Technology Hub y en general detallan el proceso de construcción del inmueble que inició operaciones en ese lugar en 1975, cuando fue elevado a la categoría de Consulado General.

“Durante el proceso de construcción sufre un percance, ahí se ve donde se viene abajo parte de la estructura y a las pocas semanas continúa la construcción”, señala Pegut, quien da crédito al fotógrafo José Vázquez Jiménez del extinto periódico El Correo como autor de algunas de las imágenes.

Así, el recorrido visual lleva a quien lo contemple a conocer varias etapas de las oficinas consulares que estuvieron en ese punto hasta el año 2008, cuando se mudaron a la zona dorada.


Memoria en resguardo 


Para llevar a cabo el fotomural, Luis Pegut trabajó durante 14 meses, lo que abarcó una labor de investigación, documentación y curaduría.

El resultado se aprecia desde principios de este año en el mural que se explica a través de 11 ejes temáticos marcados en imágenes monocolor en rojo, azul y verde, en su parte histórica; aquella que cuenta la llegada de Technology Hub al lugar (en 2014), la transformación y la actualidad, son fotografías de Luis Pegut. 

Según se va pasando la vista, se aprecia cómo desaparecieron los muros de contención de la banqueta, los archiveros, las sillas en las salas de espera y los módulos de entrevista del consulado. En su lugar, el panorama se llena de color. Ahora hay una terraza, modernas fachadas y un adoquinado.

La gran pieza está divida por una brecha de anuncios y señaléticas utilizados en el consulado, en símbolo de la división que existe entre México y Estados Unidos.

“No queremos preservar la historia, la historia ya la tiene el edificio por sí sola. Queremos preservar la memoria de que fue un lugar que antes tenía restricciones y lo convertimos en todo lo contrario”, apunta Pegut.


La cédula dice…


“En Technology Hub los visitantes son recibidos por un pesado portón blindado, evidencia remanente de los tiempos en que el lugar fungía como hogar del Consulado Norteamericano. Lo que aquí ha sucedido es una clara e inconfundible transformación del espacio físico. 

Los detectores de metal han sido reemplazados por un ambiente de colaboración y los pasillos enaltecidos con obras de artistas regionales. Lo que en su momento fue un cuarto de pánico diseñado para resguardar al cónsul general de alguna invasión, hoy es una sala de meditación que sirve para fomentar la generación de ideas y llevar a sus usuarios a la reflexión.

Antiguas casetas telefónicas son hoy estaciones de carga para automóviles eléctricos y la bandera de México, orgullosamente, ha venido a sustituir a las barras y las estrellas”.