Espectáculos

Deja Héctor Suárez vacío en sus colegas

La muerte del actor deja una impronta difícil de igualar en el gremio

Reforma

miércoles, 03 junio 2020 | 07:37

Ciudad de México.- La muerte de Héctor Suárez deja una impronta difícil de igualar en el gremio, pero principalmente mucha tristeza entre gran parte de sus amigos actores.

Héctor Bonilla, quien con el comediante inició su carrera en la década de los 60 en el llamado "Teatro de Tesis" (de Carlos Ancira), se dijo muy dólido y rechazó emitir declaraciones.

Manuel "El Flaco" Ibáñez, amigo y colega que alternó con Suárez en cintas como Lagunilla, Mi Barrio y El Mil usos, confesó estar impactado.

"Nosotros trabajamos juntos 10 años en teatro, cabaret y cine. Fue el primer actor que me dio la oportunidad de trabajar en teatro comercial, ya que yo venía de la universidad. No paré de hacer teatro comercial durante 20 años.

"Fue un gran amigo, echamos mucho desmadre, era encantador, con una sapiencia actoral increíble que a mí me enseñó muchísimo. Muy loco, muy genio, muy simpático. Una persona muy querida. Está difícil que vuelva a nacer un actor de esa talla", señaló Ibáñez.

Forjado en un hogar católico, humilde, de valores, Héctor fue congruente con su origen.

Abordó la actuación desde diferentes frentes y desde todos los géneros. Lo mismo dominaba del drama que la comedia.

Dejó su sello en cintas hoy clásicas, como Doña Macabra y Mecánica Nacional (ambas de 1972), y en series revolucionarias en su momento en la forma de hacer humor como ¿Qué Nos Pasa? (en Televisa) y La Cosa (en TV Azteca).

"Rindo un homenaje a su memoria y un profundo agradecimiento por todo lo que me enseñó, por haber creído en mí, por haber sido la primera persona que pensó que yo podía. Gracias a esa primera oportunidad, tengo 30 años de carrera ininterrumpida", dijo Amaranta Ruiz, su mancuerna en La Cosa.

"Héctor Suárez se escribe con mayúsculas. Tan bueno era, ¿cómo olvidarlo?, ¿cómo olvidar también todas esas amenazas que recibió porque hacía una denuncia social y política con ¿Qué Nos Pasa? Era una persona muy valiente", dijo Carmen Salinas, su compañerá protagónica en Doña Macabra.

Las críticas de Suárez al poder machucaron muchos dedos en la burocracia e hincharon los ánimos persecutorios de funcionarios priistas que colmaron de amenazas al comediante, quien sin importarle cumplió con su cabal compromiso de divertir y, al mismo tiempo, provocar reflexión.

En los últimos años luchó con el cáncer de vejiga. La enfermedad que no le impidió seguir trabajando, hizo teatro (Toc Toc y La Señora Presidenta) y cine (Mentada de Padre).

"El amor a la vida lo demuestro diario, no le tengo miedo a la muerte, estoy preparado para irme en el momento en el que me lo pida Dios. No sé qué pase en el futuro. Sólo por hoy voy a ser dichoso e inmensamente feliz, para mi familia, para mí, para mi trabajo y para el público", dijo Suárez en entrevista con Gente en septiembre de 2019.

Su familia, a través de un comunicado pidió privacidad para el duelo. El cuerpo del actor será cremado y su cenizas reposarán en la capilla de su casa, en Lomas de Cocoyoc, en Morelos.

Con información de Mafer Palacios, Mauricio Ángel, Mario Abner Colina y Froylan Escobar

¡Hasta siempre, querido maestro!

Gustavo Loza*

Querido Héctor: Hoy (ayer) es un día muy triste para todos los que te tuvimos la fortuna de cruzarnos en tu camino. Tu partida deja un gran vacío en los corazones de todo un pueblo que hiciste reír, pero sobre todo, hiciste pensar. Hace tanta falta el despertar de la conciencia y tú fuiste un guerrero incansable en esa dirección. Estoy seguro de que te vas en paz, por el gran legado que nos dejas, por tu ejemplo de vida, por tu extraordinario talento, por tu congruencia y, sobre todo, por el gran ser humano que fuiste. Te vamos a extrañar mucho, vuela muy alto querido hermano, como siempre, como sólo tú lo sabías hacer.

*El autor es cineasta y dirigió a Héctor Suárez en la cinta Atlético San Pancho (2001)