PUBLICIDAD

Escaparate

Rupturas y divorcios no son fracasos

El matrimonio de Jennifer Lopez y Ben Affleck demuestra que no siempre debemos ver las relaciones pasadas con amargura y desprecio

Staff
El Diario de Juárez

miércoles, 27 julio 2022 | 14:15

Tomada de Internet

PUBLICIDAD

El sábado por la noche, una pareja esperaba en la fila para casarse en Little White Chapel en Las Vegas. Ella usó la sala de descanso para cambiarse y ponerse un vestido de una película antigua; él se puso una chaqueta vieja en el baño de hombres. El reloj marcó la medianoche y, después de caminar por el pasillo hacia la marcha nupcial por cortesía de un altavoz Bluetooth, se convirtieron oficialmente en marido y mujer. ¿Los recién casados? Jennifer Lopez y Ben Affleck.

La suya es una historia de amor que inspirará esperanza, incluso a los más escépticos entre nosotros. Pero también es una que nos enseña algunas lecciones valiosas sobre las relaciones.

PUBLICIDAD

Tomemos en cuenta la representación de los medios de la vida amorosa de Lopez, por ejemplo. A lo largo de los años, se ha hablado mucho sobre las relaciones “fallidas” de la cantante.

El hecho de que Lopez ahora se haya reunido felizmente con uno de sus ex demuestra que este no es el caso. La cultura popular nos ha vendido durante mucho tiempo el mito de que debemos mirar hacia atrás en las relaciones pasadas con amargura y desprecio, pero ¿por qué?

En algunos casos esto puede ser válido e incluso necesario, pero no siempre lo es. La mayoría de las relaciones no duran para siempre, y la mayoría está destinada a durar un periodo finito, y eso está bien.

Esto no quiere decir que todos los ex deben tratar de reavivar sus romances. Pero descartar cada relación pasada como un fracaso sería un error, arraigado en puntos de vista arcaicos que priorizan el matrimonio por encima de todo.

Seguro que resulta mucho más tranquilizador pensar en nuestras relaciones anteriores como periodos significativos en nuestras vidas.

Independientemente de cuánto hayan durado, todas nos enseñan algo, ¿verdad? Y si son parte de una historia más grande que nos lleva a encontrar “la persona indicada” al final, ¿quién puede decir que no fueron valiosas?

A las mujeres en particular se ‘Benifer’ da esperanza, incluso a los más escépticos sobre las relaciones amorosas nos dice que tengamos cuidado con nuestros “relojes biológicos” y, dada la forma en que el amor romántico todavía se mantiene como el sello de aprobación de la sociedad, se ejerce una presión inmensa sobre nosotras

para sentar cabeza. Por supuesto, no ayuda que las mujeres solteras todavía sean vistas como renegadas sociales, como si hubieran subvertido las normas culturales al tener el descaro de ir por la vida solas.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search