Propone Nuevo México endurecer requisitos en ventas privadas de armas

Convoca gobernadora a una cumbre de expertos en seguridad pública

Associated Press
miércoles, 14 agosto 2019 | 06:00
Agencias | Michelle Lujan Grisham

Santa Fe, N. M.— La gobernadora Michelle Lujan Grisham ha sugerido que Nuevo México haga un seguimiento más cercano de los grupos de odio y considere asignar verificaciones de antecedentes sobre las ventas privadas de armas a los vendedores, mientras el estado lidia con las preocupaciones sobre el mes de agosto.

La mandataria demócrata, que lleva un año en el cargo, ha convocado a una cumbre de expertos en seguridad pública en el Capitolio estatal, para ofrecer respuestas al terrorismo doméstico luego del tiroteo que dejó 22 muertos en El Paso.

Los funcionarios estatales encargados de hacer cumplir la ley y los principales legisladores en la Cámara y el Senado estatales liderados por los demócratas tienen previsto reunirse a puerta cerrada el miércoles para una sesión informativa con un representante del FBI.

“En estas horribles situaciones, veo a miembros de nuestro estado”, dijo Lujan Grisham el lunes. “Entonces podemos rastrear el movimiento de las armas de fuego”.

La cumbre está cerrada a los medios porque involucra discusiones sensibles sobre la aplicación de la ley, dijo el portavoz de Lujan Grisham, Tripp Stelnicki. “Es una discusión interna”, dijo en un correo electrónico.

Las autoridades dicen que el sospechoso del tiroteo de El Paso, que es blanco, confesó haber atacado a personas de ascendencia mexicana.

Nuevo México tiene el mayor porcentaje de residentes latinos en la nación, y Lujan Grisham está preocupada por la influencia de las ideologías de la supremacía blanca y el racismo. “Esperaría que hagamos más para saber sobre nuestros grupos en el estado y qué podemos hacer”, dijo el lunes.

La gobernadora también dijo que quiere discutir nuevas estrategias para responder a los jóvenes.

Sobre el control de armas, Lujan Grisham dijo que le pedirá a la ley que presente propuestas en enero de 2020 para una legislación de “bandera roja” que facilite el cuidado de las personas que puedan tener tendencias suicidas o inclinarse por la violencia contra otros. Un proyecto de ley de bandera roja obtuvo la aprobación de la Cámara este año, pero nunca llegó al piso del Senado.

Varias otras medidas de control de armas obtuvieron la aprobación este año en Nuevo México, después de salida, el 1 de enero, de la gobernadora republicana Susana Martínez.

Más de dos docenas de sheriffs en áreas predominantemente rurales prometieron inicialmente evitar la aplicación de las nuevas leyes de control de armas, con el apoyo de resoluciones de sus cortes de comisionados. Grupos de autodenominados patriotas han buscado sin éxito llevar a un referéndum el requerimiento estatal de verificación de antecedentes.

Nuevo México también está en proceso de limitar la portación de armas dentro de zonas escolares a guardias de seguridad y busca prohibir la posesión de armas de fuego a personas que están bajo órdenes restrictivas permanentes por violencia doméstica.

Lujan Grisham ha rechazado el llamado del presidente de la Cámara demócrata, Brian Egolf, de Santa Fe, para convocar una sesión legislativa especial para considerar reformas inmediatas de seguridad pública.

Republicanos, incluido el senador estatal, Craig Brandt, de Rio Rancho, quiere revivir la legislación vetada que facilitaría la contratación de oficiales de policía retirados como personal de seguridad escolar.