Deportes

Triunfa ‘Calita’ en última corrida del año

Diego Silveti falla con la espada y deja ir las orejas, Gerardo Adame voluntarioso se va en blanco

Fotos: Gabriel Cardona / El Diario de Juárez

Eduardo Morán
El Diario de Juárez

viernes, 18 octubre 2019 | 23:29

Ciudad Juárez— Ernesto Javier ‘Calita’ fue el único torero que logró cortar orejas la noche de este viernes en la última corrida de toros de la temporada 2019 en la Plaza Alberto Balderas, que registró una regular entrada.

Además de las buenas faenas de ‘Calita’ y de Diego Silveti, que no coronaron con apéndices por no poder realizar la muerte suprema, se destacó la bravura que presentó al salir el segundo toro de la noche, de nombre Don Tomás que fue para Gerardo Adame, y que en dos ocasiones derribó al picador y al caballo, en un fuerte percance en el que el picador quedó debajo del animal y el toro lo alcanzó a golpear, sin mayores consecuencias.

El primero de la noche, Anda Solo, fue para ‘Calita’, que ya con muleta y con el paso doble ‘España Cañí’ de fondo, fue respondido en su faena por el toro con buenas embestidas.

‘Calita’ aprovechó la música para realizar unos pasos sobre el ruedo y encarar al animal que entendió bien de qué se trataba y entró en el juego que le presentaba el matador.

A mitad del ruedo, ‘Calita’, paso a paso, reta al animal, Anda Solo acepta el reto, observa al torero, embiste la muleta y en un momento pisa el trapo, desarma al matador y le da un ligero empujón al tiempo que le mancha la cara de sangre.

Enrique Javier decide sacarle unos pases más hasta dejarlo listo para la muerte. Coloca una estocada casi hasta el fondo, algo caída hacia la izquierda, la escupe un poco el toro, que no se cede y se resiste a morir, por lo que se tiene que recurrir al descabello.

Esa falla con la espalda le hace perder la oreja al ‘Calita’, que recibe palmas y vuelta al ruedo, mientras Anda Solo se hacer merecedor al arrastre lento.

Con su segundo de la noche, ‘Calita’ vuelve a realizar una buena faena a pesar de que el toro no se prestó mucho para el lucimiento. A la hora de matar deja ir la espada hasta la empuñadura y eso le vale para que el juez le conceda una oreja, pero ante la petición del público ondea el segundo pañuelo y así ‘Calita’ se lleva dos apéndices.

Diego Silveti hizo honor al apellido y estuvo sensacional en sus faenas, pero las dos veces falló a la hora de matar y de esa manera dejó ir los trofeos.

Con su primero de la noche, Caudillo de 500 kilogramos, hubo un momento en que Silveti se paró frente al animal y jugó de manera algo peligrosa con la muleta, al moverla en sus espaldas de un lado a otro, tratando de confundir al toro, pero al mismo tiempo con el riesgo de ser cogido.

A Gerardo Adame le tocaron dos toros que no se prestaron mucho para que luciera su calidad de torero, sin embargo, al segundo de la noche pudo sacarle buenos derechazos que al final valieron para que diera vuelta al ruedo.