Deportes

Todos tosían y tenían fiebre, revela Lukaku

El delantero del Inter de Milán recuerda que tras una semana de vacaciones de Navidad, la mayoría del plantel presentó estos síntomas, pero a nadie se le aplicó la prueba del coronavirus en ese momento

Excélsior

martes, 21 abril 2020 | 18:08

Madrid- El jugador del Inter de Milán, Romelu Lukaku, aseguró que la mayor parte de la plantilla presentó síntomas de coronavirus tras las vacaciones de Navidad y que todos "tosían y tenían fiebre", y confesó que incluso el central eslovaco Milan Skriniar estuvo a punto de desmayarse en un partido de Serie A ante el Cagliari el pasado 26 de enero.

Tuvimos una semana libre en diciembre. Volvimos y juro que 23 de los 25 jugadores estaban enfermos, no es una broma. Jugamos en casa contra el Cagliari y después de 25 minutos Skriniar tuvo que abandonar el campo. No pudo continuar y casi se desmaya", desveló en un directo en Instagram con la presentadora belga Kat Kerkhofs, mujer del jugador del Nápoles Dries Mertens.

El delantero belga está convencido de que pasaron la Covid-19. "Todos tosían y tenían fiebre. Yo también estuve mal; cuando tuve fiebre, tuve mucho más de la habitual. No he tenido fiebre en años. Después del partido hubo otra cena con los invitados de Puma, pero les di las gracias y me fui directo a la cama. Nunca nos hicieron la prueba del coronavirus en ese momento, por lo que nunca lo sabremos con certeza", señaló.

Además, Lukaku relató cómo fueron esas primeras semanas de incertidumbre en el país transalpino antes de decretarse el confinamiento obligatorio. "Regresé a Italia. Se nos permitió ir a casa por un tiempo, pero rápidamente nos volvieron a llamar. Mi compañero de equipo Diego Godín, por ejemplo, tuvo que coger tres vuelos para llegar a Uruguay. Después de unos días, tuvo que regresar. En nuestro chat grupal con el equipo, todos temíamos la cuarentena de dos semanas", apuntó.

Por último, el internacional belga contó cuáles son sus principales preocupaciones. "Mi madre tiene diabetes, esta es mi mayor preocupación. Ella es mi mejor amiga, cada cuatro horas la llamo para ver si necesita algo. Y por supuesto que extraño más a mi hijo Romeo. El plan era traer a mi madre  a mi hijo a Italia durante la epidemia de coronavirus. Tengo dos apartamentos aquí, pero obviamente ahora no es el momento para que vengan", concluyó.