Viral

'Mi papá violó a dos de mis primas; cuando lo denuncié nadie lo creyó'

En vez de recibir el apoyo familiar terminaron corriendola de su casa

Tomada de Internet

Agencias

miércoles, 08 mayo 2019 | 12:52

Alba Calderón, periodista de 35 años, vivió uno de los momentos más impactantes de su vida cuando una de sus primas le contó que su padre la había violado cuando tenía apenas cuatro años.

"Una prima me buscó para contarme que mi padre la violó cuando tenía 4 años"

Entrevistada por la BBC, la mujer con 14 años de trayectoria periodística relata cómo fue este suceso que cambió por completo su relación son la familia.

Era diciembre de 2016 cuando su prima le hizo la confesión, Alba de repente sintió el corazón partido y vino esa sensación de cómo el mundo se te viene encima.

Calderón decidió entonces acudir a Monterrey, Nuevo León, donde vive su familia. Llamó a su mamá y hermanos para contarles lo que su padre había hecho.

La familia decidió confrontar al pederasta, sin embargo, él negó la acusación y todos le creyeron. Alba terminó siendo corrida de su propia casa, todos dejaron de hablarle.

No era la primera vez que acusaban al padre de Alba, cuando ella tenía 15 años, recuerda, otra de sus primas lo había acusado de violarla cuando tenía cinco años.

Alba charló entonces con su prima, aquella que le había confesado el abuso, así descubrió que además de violarla, la amenazó con que nadie le creería si decía la verdad.

Luego, Calderón se enteró que una de sus vecinas lo había acusado de haberle hecho tocamientos cuando era niña.

Pasó el tiempo y el papá de Alba confesó los abusos que cometió a su esposa. Sin embargo, los hechos fueron enterrados por la propia familia.

Fue entonces cuando Alba comenzó a pensar si ella también había sido abusada sexualmente por su padre.

En diciembre del 2017, cuando falleció su abuela, los recuerdos comenzaron a llegar a la mente de Calderón, parecía que los había bloqueado.

"Primero recordé algo que pensaba que era una pesadilla. Veía algo que yo identificaba como un elefante y yo estaba muy angustiada. Llamé al hermano menor de mi padre y él me contó que en el cuarto donde vivían cuando eran pequeños habían pasado cosas. Que una vez le metieron un pene a la boca mientras dormía"

En ese momento Alba supo que dicha pesadilla era un recuerdo de su papá masturbándose frente a ella.

Más recuerdos vinieron, una noche su padre se metió desnudo a su cama mientras ella dormía.  

"Yo creo que intentó abusar también de mí. Como sea, tengo la certeza de que no me respetó y que no me veía como la niña que debía amar y cuidar".

Cuando Alba Calderón fue a denunciar a su papá ante las autoridades le fue imposible, el delito de pederastia en Nuevo León prescribe a los 10 años.

Para Alba Calderón, denunciar a su padre abiertamente ha tenido costos muy altos para ella: "Cuando busqué ayuda legal lo primero que me dijeron fue: ´¿estás segura que es lo que quieres hacer, destrozar a tu familia?´."

La periodista lo tiene claro, las denunciantes son apestadas y excluidas socialmente como método de represión para que callen: "si no te callas no eres la víctima perfecta".

"Una vez que una mujer denuncia un acoso, comienza un escarnio que no termina".

La exclusión de su familia continúa hoy en día, sus hermanos no le hablan y con su madre tiene una relación difícil, incluso amigos y conocidos la han dejado de frecuentar.

"A pesar de todo lo que me ha dolido y sigue doliendo, siempre voy a preferir saber la verdad. Prefiero mil veces la verdad a seguir haciéndome pendeja"

En este proceso, relata Alba, se percató del dolor de las demás mujeres, de cómo su madre y su abuela vivían en una cinámica de dolor insoportable del cual no podían ni quedarse.

"Antes de morir mi abuela materna, me dijo: ´Mijita, dale gracias a dios que tú tuviste un hermano que te respetó´."

Calderón lamenta que viene de una serie de mujeres a las que usaron toda su vida como un objeto.

"Yo ahora uso su fuerza, su ejemplo y su amor, para sobrevivir. Pero tengo la esperanza de cambiar de alguna forma esto para otras que vienen, para mí misma".

El abuso sexual contra las mujeres es una constante en México, durante el 2018 se levantaron en todo el país 41 mil 955 denuncias por delitos sexuales.

Es decir, en México suceden en promedio  casi 3 mil 500 denuncias por delitos sexuales al mes, 116 al día, prácticamente 5 casos al día.

En tanto, en los primeros tres meses del año suman 11 mil 782 casos de crímenes sexuales registrados en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que una de cada 10 mujeres en el país han sufrido abuso sexual durante la infancia

Detalla además que de los casos de abuso infantil, en el 20% el victimario fue un tío y en el 5.8% fue un padre.