Viral

En medio de la pandemia viaja al otro lado del mundo para proponerle matrimonio a su novia

Tomó el último vuelo de El Cairo a Canadá para ver a su amada

CNN

El Diario de Juárez

jueves, 26 marzo 2020 | 14:07

¿Quedarme en El Cairo con mi familia o tomar el último vuelo a Canadá para estar con mi amor? Necesitaba decidir rápidamente, pero temía que viajar durante esta pandemia fuera el equivalente al suicidio, o peor aún, al asesinato. Pero el amor te hará hacer estupideces.

Soy un canadiense egipcio enamorado de una italoamericana, Francesca Brundisini, que está trabajando en la ciudad de Quebec. Ella es nueva en la ciudad y temía que su aislamiento sin amigos o familiares la llevaría a quedarse incomunicada si contraía el virus. Fue la distancia, la incertidumbre y una madre aterrorizada en Italia, lo que me empujó a hacer algo, publicó CNN.

Mis padres tienen 60 años y corren un alto riesgo, ya que sufren diversas complicaciones de salud, como diabetes y problemas cardíacos. Dejarlos podría haber significado no volver a verlos. Decidí arriesgarme y poner mi nombre en la lista de espera para un vuelo directo a Toronto. Increíblemente, horas antes del cierre del aeropuerto, recibí una llamada confirmando que tenía un asiento en el último vuelo a Canadá. Me apresuré a la oficina de la aerolínea en El Cairo. Cuando salí corriendo por la puerta, una joyería cercana me llamó la atención. Era ridículo que esta tienda no esencial permaneciera abierta, pero era como si el universo supiera que necesitaba un anillo en ese momento.

Los militares de Egipto se desplegaban por las calles, un movimiento que a menudo indica un toque de queda. Llegué al aeropuerto y di un fuerte abrazo a mis padres, esperando que no fuera el último. Abrumado por las emociones, entré a la terminal esperando encontrar escenas de caos. En cambio, el edificio estaba sorprendentemente vacío. No había líneas en los controles de seguridad y apenas había gente adentro. En ningún momento se verificó mi temperatura o me preguntaron por algún síntoma.

La línea que subía al avión estaba incómodamente llena. La mayoría de los pasajeros estaban equipados con máscaras y se cubrían, revelando solo el nerviosismo en sus ojos. El abordaje se completó en un tiempo récord. Sin embargo, el despegue se retrasó.

Llegué a Toronto y esperaba que el aeropuerto estuviera lleno de canadienses que regresaban de todo el mundo. Para mi sorpresa, el aeropuerto estaba tan árido como el de El Cairo. En la aduana, casualmente me preguntaron si tenía algún síntoma, pero tampoco me revisaron la temperatura ni nada. La única fila en la que tenía que esperar en el aeropuerto no era en los controles de aduanas, seguridad o salud, sino en una cafetería. El vuelo a la ciudad de Quebec estaba medio vacío. A su llegada, otra vez más no hubo proceso de selección. Había viajado desde El Cairo a la ciudad de Quebec durante una pandemia mundial sin siquiera un control básico.

Cuando llegó mi novia Francesca, me colé detrás de ella, me puse de rodillas y le propuse matrimonio. La tomé por sorpresa, 48 horas antes no sabía si iba a volver a verme y mucho menos predecir que le pediría que se casara conmigo. Ella aceptó mi propuesta, nos quitamos las máscaras y nos dimos un largo beso. Me sentí aliviado de que ella dijera que sí. No sé qué habría hecho si ella se negara, ya que no había vuelos de regreso a Egipto.

Si aprendí algo de esta crisis es que el tiempo es imprevisiblemente corto, y si estábamos dispuestos a arriesgar nuestra salud, también deberíamos estar preparados para pasar el resto de la vida juntos. Cuando el mundo esté curado, nuestro plan es casarnos en Italia en la isla de Giglio. Hasta ese día, el único par de objetivos que establecimos es permanecer aislados y sobrevivir a la cuarentena.