PUBLICIDAD

Viral > Trending

Delicia de temporada

En el panteón de los dulces más emotivos, los clásicos granos brillantes tricolores en blanco, naranja y amarillo del otoño ocupan un lugar destacado, ¿los amas o los odias?

Associated Press

miércoles, 25 octubre 2023 | 14:11

Associated Press

PUBLICIDAD

Broma cruel para los que piden dulces o codicia- da delicia de temporada? El gran debate de Halloween sobre los caramelos de maíz está servido.

En el panteón de los dulces más emotivos, los clásicos granos brillantes tricolores en blanco, naranja y amarillo del otoño ocu- pan un lugar destacado. Admiradores y detractores señalan los mismos atributos: su textura plástica o similar a la de las velas (según a quién se pregunte) y su enorme contenido en azúcar.

“Estoy totalmente a favor de los caramelos de maíz. Es azúcar. ¿Qué más se puede pedir? Es increíble. Tiene una textura cerosa. Puedes comerlo una vez al año. Es tricolor. Eso siempre es divertido”, dice la humorista Shannon Fiedler en TikTok. “Además, sé que es asqueroso. El maíz de caramelo es objetivamente algo asqueroso, pero eso es lo que lo hace bueno.”

O, como dijo Paul Zarcone, de Huntington, Nueva York: “Me encanta el maíz de caramelo aun- que parezca que debería saber a vela. También me gusta que mucha gente lo odie. Hace que me guste aún más”.

Lo populares del otoño

Lo ames o lo detestes, el líder del mercado Brach’s produce cada año unos 10 millones de kilos de caramelos de maíz para la tem- porada de otoño, lo que equivale a dar la vuelta a la Tierra unas

 cinco veces, según la empresa. El año pasado, esto supuso 75 millones de dólares de un total de 88,5 millones en ventas de caramelos de maíz, según la empresa de estudios de consumo Circana.

Comparado con los chocolates más vendidos y otros dulces popu- lares, el maíz dulce es un nicho. Pero pocos dulces han calado en la cultura como estas pequeñas bombas de azúcar puntiagudas.

Mientras que otros dulces tienen sus detractores (te miramos a ti, Peeps, Circus Peanuts y Brach’s Peppermint Christmas Nougats), el maíz de caramelo ha lanzado un mundo de memes en las redes sociales. Inspira la decoración del hogar y la moda. Tiene sus tejedoras y ganchilleras, peinados ombre, entusiastas del maquillaje y diseños de uñas.

Y se cuela en los cuencos de frutos secos, las mezclas de frutos secos, las magdalenas y los paste- litos de arroz. Vans sacó un par de zapatillas con caramelos de maíz, Nike utilizó su diseño cromático para un par de Dunks y Kellogg’s tomó prestado el perfil de sabor para una versión de sus cereales Corn Pops.

A medida que los consumidores deliran o se enfurecen, Brach’s ha recurrido a nuevas mezclas y sabores a lo largo de los años. En 2020 apareció una mezcla de Turkey Dinner que duró dos años. Tenía una variedad de granos que sabían a judías verdes, ave asada, salsa de arándanos, relleno, tarta de manzana y café. No volverá.

El universo de otros sabores ha incluido arándanos, algodón de azúcar, lima-limón, chocolate y, sí, especias de calabaza. Nerds, otra marca de Ferrara, tiene una versión de cáscara dura.

No está claro cuándo se inventó el caramelo de maíz. La leyenda cuenta que Wunderle Candy Co. de Filadelfia lo fabricó por primera vez en 1888 en colaboración con George Renninger, uno de sus antiguos empleados. Se lla- maba simplemente Butter Cream (crema de mantequilla) y un tipo se llamaba Chicken Corn (pollo con maíz). Tenía sentido desde el punto de vista de la sociedad agraria.

Varios años  después,  la Goelitz Confectionery Co., ahora Jelly Belly, empezó a producir caramelos de maíz, llamándolos Chicken Feed. Las cajas llevaban el logotipo de un gallo y el eslogan: “Algo por lo que vale la pena can- tar”. Brach’s empezó a producir maíz de caramelo en 1920.

Hoy,losniñossedeleitanapilando los dulces en círculo, con las pun- tashaciadentro,paracreartorresde mazorcas. En cuanto a la nutrición, 19 maíces de caramelo suman unas 140 calorías y 28 gramos de azúcar. Para ser justos, muchos otros caramelos de Halloween tienen el mismo contenido.

Los ingredientes no pueden ser más sencillos. El caramelo de maíz es básicamente azúcar, jarabe de maíz, glaseado, sal, gelatina, miel y colorantes, entre otras cosas.

“No es más dulce que muchos otros dulces, y he probado todos los que existen”, afirma Richard Hartel, profesor de ciencia del dulce en la Universidad de Wisconsin-Madison.

Dicha azucarada

Los aficionados al maíz de caramelo tienen sus propios rituales. Margie Sung, de 59 años, es una purista. Desde niña le gustan los granos tricolores originales. Los come por colores, empezando por la punta blan- ca, acompañados de una taza caliente de té o café.

“Hasta el día de hoy, juraría que los coloressaben diferente”, se ríe.

Aaron Sadler, de 46 años, portavoz de la ciudad de Little Rock (Arkansas) y su alcalde, no comparte sus caramelos de maíz. Los guarda en casa y en un cajón de su despacho.

“Mi prometida no puede soportar que me guste el maíz de caramelo”, dice. “Lo compro y me mira con desdén, pero no me importa. Sigo adelante”.

Sadler lo ha probado desde niño. ¿Cómo describe la textura y el sabor? “Dicha azuca- rada”.

Y luego están los acaparadores. Congelan los caramelos de maíz para consumirlos todo el año. Otros sólo lo comen mez- clado con cacahuetes tostados secos u otras combinaciones saladas.

 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search