Viral

Alimentar al perro... ¿con sobras?

Hay algo evidente: el organismo de los animales no tiene las mismas necesidades que el del ser humano

Tomada de Internet / Imagen Ilustrativa

Agencias

viernes, 11 septiembre 2020 | 14:51

Ciudad de México.-  Hay algo evidente: el organismo de los animales no tiene las mismas necesidades que el nuestro y su sistema digestivo no está hecho para asimilar los alimentos como lo hacen los humanos. Algunas sustancias químicas que para las personas resultan inofensivas, para los animales pueden resultar muy dañinas, publicó El Universal. 

Al darle de comer “cualquier cosa” a nuestro perro, podríamos estar poniéndolo en riesgo, es por ello que se vuelve fundamental saber qué puede comer un can y qué alimentos están prohibidos.

Debemos tomar en cuenta que la dieta del ser humano no es particularmente dañina para los perros, pero si los vas a alimentar con comida casera, o los restos de ella, estás obligado a saber que hay alimentos que pueden causarles malestar.

Por ejemplo, en el caso del arroz o el espagueti, si tienen mucha grasa, pueden afectar el organismo de tu perro. Las comidas altas en sal tampoco son buenas para ellos.

Los perros son omnívoros, así que pueden comer alimentos de diferente origen. Sin problema aceptan la carne de pollo, pavo, vaca o cerdo. Las verduras crudas son muy buenas para ellos, y en el caso de las frutas, la manzana y la sandía son la mejor opción.

Hay quienes señalan que los lácteos pueden causarles problemas digestivos, sin embargo pueden comer queso, leche y hasta yogur, pero en porciones pequeñas. Lo que nunca debes olvidar es que los perros requieren de una alimentación equilibrada para cada etapa de su vida.

Alimentos prohibidos para los perros

Jamás le des un huevo crudo a un perro, ya que estos pueden tener salmonela y su consumo excesivo les ocasiona anemia.

Las grasas también son muy dañinas para los lomitos, así que no les des nada que contenga chocolate o leche en exceso; tampoco les des nada con alcohol.

Recuerda que lo ideal es que la dieta de un perrito esté supervisada por un veterinario.