PUBLICIDAD

Viral

Acaba en el hospital por infección que le causaron sus pestañas postizas

Aunque parezca inofensivo, su uso frecuente y la falta de cuidado con los hilos pueden causar varios problemas

Staff
El Diario

miércoles, 28 diciembre 2022 | 12:26

Cortesía | Tres horas después del procedimiento, Valéria Campos notó que sus párpados estaban rojos, hinchados y doloridos

PUBLICIDAD

Fanática de las extensiones de pestañas desde hace casi un año, la enfermera brasileña Valéria Campos nunca imaginó que podría desarrollar algún tipo de alergia al realizar el procedimiento.

Sin embargo, 4 meses después de hacer el mantenimiento de estos hilos postizos -cuando volvió al salón para ponerse solo las pestañas que se le habían caído con el paso del tiempo- notó que algo andaba mal.

La enfermera relata que tres horas después del procedimiento, sus párpados comenzaron a enrojecerse, hincharse y doler. 

“La profesional utilizó los mismos materiales a los que yo ya estaba acostumbrada. Pero con el paso de las horas, el ojo se me hinchaba y me dolía cada vez más”, recuerda Valéria.

Como era sábado por la noche, tuvo que esperar hasta la mañana siguiente para volver al salón a quitarse las pestañas postizas.

Después de retirárselas, fue a la sala de urgencias de un hospital de Belo Horizonte (Brasil), donde fue derivada para atención oftalmológica de urgencia.

“Prácticamente no pude dormir esa noche, eran las 3 de la mañana cuando me desperté y ya no podía abrir los ojos. Según el médico, tenía una infección, pero no sabía si fue por el pegamento o la pestaña sintética que se usó”, añade.

Para recuperarse por completo de la infección, Valéria necesitó antibióticos durante siete días. Aunque el problema no afectó su visión en absoluto, dice que sus pestañas naturales no volvieron a crecer ni tener el volumen anterior al procedimiento de extensión.

“La cantidad de pestañas que tengo ha disminuido porque tuve mucha pérdida de pelos naturales“, concluye.

Hilos sintéticos

Debido a que encuentra hermosas las pestañas largas y voluminosas, la estudiante de psicología Adne Lucilla Carvalho Santos decidió realizar el procedimiento de extensión con hilos sintéticos por primera vez en julio.

Lo que no esperaba era que tendría una reacción alérgica.

Minutos después de terminar el procedimiento, la universitaria recuerda que empezó a sentir molestias en los ojos. Los primeros síntomas de la infección fueron enrojecimiento y ardor.

“Sabía que no era normal sentir ese dolor y al día siguiente tenía una llaga en el ojo. Busqué atención oftalmológica y el médico me advirtió sobre los peligros de usar extensiones de pestañas. Tenía que tomar antibióticos y usar un ungüento para aliviar el dolor y la irritación”, recuerda.

Imaginando que la alergia se debía a un producto específico utilizado por la profesional que le puso las pestañas, después del tratamiento Adne buscó otro salón para volver a colocar las extensiones. Pero una vez más tuvo una reacción alérgica.

“Me desperté de madrugada y no podía abrir los ojos, fui al baño y vi que estaban muy pegados y con mucha secreción. Tuve que volver a usar el medicamento y vi que tener extensiones de pestañas no es para mí”, añade la estudiante universitaria. 

Extensiones de pestañas y sus riesgos

El procedimiento de extensión de pestañas no es más que “pegar” hilos sintéticos o de seda a cada hebra de la pestaña natural, haciéndolas lucir más largas y voluminosas.

Para este tipo de procedimiento se utiliza un pegamento especial.

“Si es posible, haga una prueba con la sustancia que se usará en la extensión, especialmente aquellas personas que tienden a tener irritación al usar productos químicos”, explica la médica Ediléia Bagatin, coordinadora del Departamento de Cosmiatría Dermatológica de la Sociedad Brasileña de Dermatología. 

“Esta prueba generalmente se aplica en la región interna del brazo y no en el ojo. Si después de tres días no presenta ninguna reacción alérgica, la persona puede hacerlo con un poco más de seguridad”, añade.

Aunque parezca inofensivo, el uso continuado de pestañas postizas, la falta de una adecuada limpieza y cuidado pueden ocasionar varios problemas, que van desde la caída natural de los pelos que protegen los ojos, dejándolos expuestos y desprotegidos, hasta patologías más graves como las úlceras corneales.

“Las pestañas tienen la función de proteger los ojos de la entrada de luz, polvo y otros fragmentos que quedan suspendidos en el aire. Allí se depositan a diario partículas y residuos de posibles alérgenos. La complicación más común asociada a las extensiones de pestañas es la blefaritis, seguido de conjuntivitis alérgica, lesiones en la córnea, caída o rotura de pestañas naturales”, explica Claudia Del Claro, oftalmóloga miembro del directorio de la Sociedad Brasileña de Oftalmología.

(Con información de BBC Mundo)

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search