Viral

Abuelos de 33 y 35 años: 'Todos piensan que el bebé es nuestro hijo'

Viven una situación extraña que se repite a diario cuando pasean a la pequeña

Agencias

domingo, 10 octubre 2021 | 17:51

Una joven pareja que apenas supera los 30 años se han convertido en abuelos y, como era de esperar, viven una situación que se repite a diario cuando pasean a la bebé: las personas se confunden y creen que ellos son los padres de la niña recién nacida, publicó La Vanguardia.

Jenni Medlam, con 33 años, y su marido Richard, de 35, estaban encantados con el nacimiento de la pequeña, que se llama Isla-May, después de que su hija Charmaine les contara la inesperada noticia.

Después de haber dado a luz a Charmaine cuando tenía 17 años, Jenni cuenta que estaba decidida a mantener a su hija cuando quedó embarazada a los 16 años.

Sin embargo, la nueva abuela admite que cuando la pareja lleva a pasear a la pequeña, los extraños reciben el "susto de su vida" al enterarse el verdadero vínculo de esta familia afincada en Hull, en el condado inglés de Yorkshire.

"Todos asumen que es mi hija"

"Cuando salimos con Isla, todo el mundo asume que es hija mía y de Richard", reconoce la mujer al Mirror. También revela que la gente se queda atónita cuando explica la realidad.  

"La mayoría de la gente al principio no nos cree. Pero obviamente resulta entendible que la gente piense de esa manera porque apenas superamos los treinta años", continua la joven abuela.

Cuando Charmaine les dijo por primera vez a sus padres que estaba embarazada, Jenni, que por entonces tenía 33, admite que estaban "realmente conmocionados".

Sin embargo, tras asimilar la grata noticia, ahora dice que ambos se encuentran encantados con su nuevo rol.

"Si nos ponemos a pensar qué implica esta situación, se podría resumir muy fácilmente: significa que tienes más tiempo para amar a tu nieto, ¡e incluso podríamos tener bisnietos!.", predice Jenni.

Jenni también madre adolescente

Después de convertirse ella misma en una madre adolescente, Jenni, que también tiene otras dos hijas, Chelsey, de 13 años, y Scarlett, de 10, cuenta que no contaba con una red de apoyo que la ayudara a superarlo y estaba muy aislada.

Por tal motivo, Jenni no quería que su hija atravesara por la misma experiencia y desde el primer momento prometió apoyarla.

"Sabía exactamente cómo se sentiría Charmaine al tener que decirle a su madre que estaba embarazada", se puso en su lugar, uno en el que casi dos décadas atrás había estado. "Pero le dije que es su cuerpo y su decisión y que la apoyaría de cualquier manera", confiesa.

Orgullosa y emocionada, afirma que su hija adolescente "es una madre increíble", y que considera que este embarazo inesperado logró que el vínculo entre Charmaine y ella sea aún más fuerte. "Incluso ahora me respeta aún más como su madre", añade.

Cuestionamiento a los estereotipos

Charmaine ha estado con su pareja, el padre de la bebé, durante casi dos años y toda la familia vive bajo el mismo techo. Y como suele suceder, los abuelos muchas veces deben cuidar de la bebé.

Todos reflexionan sobre la llegada de la niña y concluyen que los acercó aún más a todos. Incluso las hijas menores están encantadas de tener una sobrina.

Jenni, que dirige su propio negocio de limpieza, cree que las madres adolescentes están estereotipadas, pero insiste en que tener un bebé no significa que su vida haya terminado.

Y para ello aporta su propia experiencia: aunque era una madre adolescente, todavía podía trabajar y criar a su hija, e incluso comenzar su propio negocio.

"Charmaine me vio desde muy pequeña ir a trabajar mientras la criaba, así que sabe que es posible hacer ambas cosas", explica. Y señala que quiere ir a la universidad y dedicarse a la belleza. "Hay un estereotipo sobre las madres jóvenes que no creo que sea justo", sentencia la abuela.

close
search