Viral

10 errores comunes al lavarte las manos

Ante el aumento del riesgo por el contagio, conforme pasan los días, las medidas preventivas son las únicas armas que tenemos contra el coronavirus; tómalo en cuenta

Agencias

El Diario de Chihuahua

martes, 17 marzo 2020 | 17:30

La mejor forma de evitar contagiarte es no exponerte al virus y tener un cuidadoso lavado de manos. Hoy te vamos a revelar 10 errores al lavarte las manos que debes evitar (que seguro no habías notado).

Hacerlo de la manera correcta es la mejor forma de mantenerte seguro y a los demás. 

1. Lavarse las manos en poco tiempo

En un estudio de la Universidad Estatal de Michigan se descubrió que el 95% de las personas no se lavan las manos el tiempo suficiente para matar los gérmenes de manera efectiva, es decir, los 20 segundos de lavado con agua y jabón que recomiendan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. 

2. Frotar solamente las palmas

Si únicamente frotas jabón entre tus palmas y enjuagas, tus manos probablemente todavía estén sucias. "A los gérmenes les encanta esconderse debajo de las uñas y el espacio entre los dedos, por lo que debes lavar muy bien estas áreas", dice la doctora Roshini Raj, médico del NYU Medical Center. Asegúrate de lavarte vigorosamente para obtener una buena espuma: la fricción es clave para eliminar la suciedad, la grasa y los microbios de la piel.

3. No secarse las manos apropiadamente

Las mejores técnicas de lavado no sirven de nada si no secas apropiadamente. La doctora Raj explica que los gérmenes se reproducen fácilmente en la humedad. Salir del baño con las manos todavía húmedas puede hacer que sea más fácil recoger microbios de la próxima superficie que toques.

4. Lavarte las manos solamente después de usar el baño

Cada vez que tocas una superficie pública (botones de elevador, perilla de la puerta, cajero automático, poste del metro, etcétera), corres el riesgo de contraer gérmenes o bacterias. La doctora Raj recomienda lavarse las manos periódicamente durante el día, especialmente durante la temporada de resfriados y gripe.

Si no puedes lavar tus manos con frecuencia, lleva contigo un desinfectante para manos con un contenido de alcohol de al menos 60%, efectivo para matar muchos tipos de gérmenes.

5. Asumir que debes usar agua caliente

La doctora Raj explica que no es necesario usar agua caliente para matar los gérmenes. El agua tibia o incluso fría funciona igual (de hecho, son mejores para tu piel porque tus manos se secan menos). Científicos de la Universidad de Vanderbilt en Tennessee encontraron en una investigación que el agua fría reduce los niveles de bacterias tan bien como el agua caliente, siempre que las manos se laven, enjuaguen y sequen adecuadamente. 

Los investigadores señalan que, si bien se ha demostrado que el calor mata las bacterias, es necesario usar agua a una temperatura mayor a los 100°C para ver una reducción significativa de los patógenos. 

6. Usar antibacterial en lugar de jabón

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los desinfectantes para manos a base de alcohol pueden eliminar e inactivar muchos tipos de microbios de manera efectiva, pero tiene sus límites, como no poder eliminar todo tipo de gérmenes o productos químicos nocivos. 

El jabón y el agua son la mejor opción para combatir los gérmenes como el norovirus y el Clostridium difficile, una bacteria que puede causar diarrea o inflamación del colon potencialmente mortal.

7. Tocar superficies inmediatamente después de lavarte las manos

En un estudio de NSF International, una organización de seguridad y salud pública, se reveló que en las mezcladoras se encontró la bacteria coliforme. Además, tenían moho y estafilococo. Como las superficies húmedas son un caldo de cultivo para los gérmenes, es mejor cerrar el grifo o abrir la puerta en un baño público con una toalla de papel para mantener las manos limpias.

8. No enjuagar la barra de jabón

Los organismos patógenos pueden esconderse en la barra de jabón después del uso. En una investigación se sugiere que es poco probable que las bacterias se transfieran a las manos durante el uso, pero hay pasos adicionales que puedes seguir para asegurarte de que estos gérmenes no se adhieran a tus manos. 

Elaine L. Larson, profesora de epidemiología e investigación en enfermería en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Columbia, sugiere enjuagar la barra con agua corriente antes de enjabonarte y siempre guardar el jabón fuera del agua (es decir, en un recipiente seco) y dejarlo secar entre usos. De esa manera, no hay un ambiente húmedo para que los gérmenes se acumulen.

9. Creer que el jabón antibacterial es mejor que el normal

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) indica que no hay evidencia suficiente para demostrar que el jabón antibacterial es mejor para prevenir enfermedades y la propagación de infecciones. De hecho, la FDA prohibió algunos productos de lavado antiséptico "antibacteriales" con ingredientes como el triclosán, pues no se ha comprobado la eficacia o la seguridad del uso de estos ingredientes durante un período prolongado. 

10. Usar jabón de un despachador rellenable

Los dispensadores de jabón líquido en el baño parecen inofensivos, pero en un estudio se demostró que pueden aumentar 26 veces más las bacterias en tus manos que los jabones en empaques de un solo uso. Los dispensadores de jabón reemplazados por empaques de jabón líquido sellado mostraron una disminución significativa de bacterias. Lo recomendable para evitar esto es llevar contigo una pequeña botella de jabón.