Un destino con delicias

Oaxaca es un referente obligado de la cultura mexicana, reconocida su fama a nivel internacional

Agencia Reforma
miércoles, 11 septiembre 2019 | 18:46
|

Oaxaca— De fama y prestigio a nivel internacional, la gastronomía oaxaqueña es un referente obligado de la cultura mexicana. Y aunque comer una buena tlayuda con guaje y chepiche siempre es una delicia, la experiencia culinaria puede ser todavía mejor si se observa de primera mano el proceso de producción, desde que se recogen los ingredientes hasta que el plato está listo para consumo.

Quien desee gozar una experiencia de este tipo puede acudir a Portozuelo, un huerto orgánico ubicado a unos 20 kilómetros de la ciudad de Oaxaca.

Este espacio es un proyecto del chef oaxaqueño Alejandro Ruiz, tres veces ganador del Five Star Diamond Award y quien también es propietario de los restaurantes Casa Oaxaca y Oaxacalifornia. Ambos recintos, en la capital del estado, se surten del propio huerto para muchos de sus platos.

En Portozuelo hay experiencias como el taller de cocina de comal y leña, que imparte el chef Ruiz y en el que los participantes realizan la cosecha de los ingredientes ellos mismos, además de recibir supervisión para preparar delicias.

Pero incluso si se opta por una experiencia más breve, hay mucho que hacer y degustar. Los sábados, por ejemplo, se pueden probar carnitas, chicharrón y biuses recién cocinados en el lugar; mientras que los domingos se ofrecen consomé y barbacoa de borrego que se acaba de sacar del pozo.

Entre las grandes opciones para cualquiera de estos dos días está consumir alguna de las bebidas con mezcal y hierbas en la coctelería, o hacer un recorrido por la granja.

Con el propósito de ser autosustentable, el huerto evita el uso de fertilizantes artificiales y tiene un proceso en el que sus conejos se alimentan de lo cosechado. Así se genera composta y se puede seguir con el proceso.

Además, el espacio se puede solicitar para eventos privados como banquetes a los que acudan entre 10 y 80 personas. La comida, naturalmente, utiliza ingredientes frescos del huerto, e incluye una amplia colección de bebidas. Todo un placer para quienes tengan buen diente.