Vamos

Un viajero con alma de líder nato

Manuel Vázquez se graduó de Ingeniero Agrónomo, pero su inquietud por viajar lo llevó primero a organizar paseos escolares para luego trabajar en una agencia hasta conseguir realizarlos por su cuenta

Jesús Rodríguez / El Diario

miércoles, 30 septiembre 2020 | 11:37

Desde que comenzó sus estudios de educación Media Superior y posteriormente la carrera de Ingeniero Agrónomo en la Escuela Superior de Agricultura Hermanos Escobar, Manuel destacó por su liderazgo en los eventos que la institución educativa promovía.

No pasó mucho tiempo para que, con la confianza de directivos y compañeros de escuela, iniciará a organizar viajes escolares de tipo cultural y artístico.

“Fue tanto lo que Manuel llegó a organizar y la cantidad de alumnos que movía que la escuela tuvo que comprar más camiones, ya que por lo regular él los traía ocupados con un evento y con otro”, comentó José Luis Vázquez, hermano de Manuel.

Con la iniciativa que lo caracterizó, Manuel fundó el primer mariachi estudiantil (aproximadamente en 1980), de igual manera el primer grupo de danza, uno más de teatro. Sus ideas de promover el arte y la cultura no cesaban.

A finales de los años 80, principios de los años 90, Manuel ingresó a una agencia de viajes, pero no pasó mucho tiempo para que comenzará a realizar sus primeros viajes por su cuenta, respaldado en sus conocimientos, las ganas de conocer el mundo y ayudar para que otros también lo hicieran.

“Inició con viajes a la Sierra de Chihuahua y a las playas de Sonora, que era lo más cerca y económico, ya que él no obtenía ninguna ganancia y repartían los gastos entre todos los que hacían el viaje”, aseguró el hermano de Manuel.

El país le queda chico

Con la experiencia adquirida, Manuel fue evolucionando. Los primeros pasos ya los había dado.

“Poco a poco fue tomando las cosas más en serio, la misma gente le pedía ir más lejos. Y a partir de ahí comenzó a planear de una forma más estructurada viajes de mucha mayor distancia. Se metió al centro y sur México”, aseguró José Luis.

El país le comenzó a quedar chico. Sus ganas de ver qué había más allá de las fronteras, en 1997 organizó su primer viaje a Europa, ya propiamente como una agencia de viajes bien establecida.

Y aunque Paquimé fue el primer destino que visitó en 1997, en diciembre de ese mismo año partió por vez primera a Europa con un reducido grupo de 10 personas, declaró Vázquez.

El ascenso fue muy rápido, la recomendación de boca en boca tuvo un gran efecto para su negocio.

En el año de 2001 uno de los tantos viajes que hizo a Europa fue acompañado de 110 personas.

Los primeros viajes que Manuel hizo al llamado Viejo Continente fueron de los llamados de ‘mochilazo’, lo más económico posibles. Regularmente el grupo aprovechaba los trayectos en tren para dormir y así no tener que pagar hotel.

Con el paso del tiempo mucha gente se comenzó a sumar a sus travesías, que fueron bien aceptadas, ya que Manuel mostraba a sus viajeros sitios de interés cultural.

Museos, teatros, parques temáticos, fueron parte de la oferta que él brindaba en sus viajes.

“Él los llamaba ‘viajes para no turistas’ porque la finalidad era conocer y cultivarse”, dijo el hermano de Manuel.

La agencia de viajes que fundó Manuel la llamó ‘Assisi’ por San Francisco de Asís, ya que creyó en la filosofía de la ecología de los animales y la naturaleza.

El eslogan primero fue ‘Ponemos el mundo a tus pies’, pero no le convenció del todo y lo cambió por “Haciendo amigos por el mundo”.

(Jesús Rodríguez)