Te dan alegría y ‘vitaminas’

Según dicen, las tripitas son una rica fuente de fósforo y zinc y lo creas o no, date el gusto de comerte unos ricos tacos con don Héctor

Cynthia Camacho / El Diario
miércoles, 27 marzo 2019 | 13:23

Hace unas semanas, distintos medios de comunicación electrónicos difundieron en redes la noticia de que los tacos de tripitas de res son de las comidas más saludables que existen, por descabellado que nos parezca.

De acuerdo a lo que reportó no uno, sino varios medios, la tripa de res es baja en calorías y es una fuente barata de proteínas. Además, de acuerdo a los reportes que leí con cierta incredulidad, una porción de 113 gramos contiene 65 por ciento de la vitamina B-12 que se recomienda consumir diariamente, y además son una rica fuente de fósforo y zinc.

Así entonces con el pretexto de que al cuerpo le hacen falta alegría y vitaminas, fui a cumplir mi antojo de tripas a uno de los puestecitos más longevos que se conocen en la ciudad y que aún se mantiene abierto.

El carrito con el rótulo ‘Tacos de Tripitas’ se ubica en la calle Rubén Posada Pompa (antes conocida como la 28) casi llegando a la López Mateos, justo donde termina la antigua colonia Melchor Ocampo.

Ahí estaba solitario don Héctor, que sin perder la seriedad, me platicó que atiende su carrito desde finales de 1971 en esa misma ubicación.

Todos los días, desde las 4:00 de la tarde hasta las 10:30 u 11:00 de la noche se instala don Héctor sin falla, a excepción de los días y noches con mucho viento (porque eso no lo deja trabajar ni deja a la clientela disfrutar).

“Nomás no haciendo aire aquí estamos. Atiendo nomás yo y mi chavalo viene a veces, pero casi siempre estoy yo”.

Mientras me preparaba mi orden de tacos y se me hacía de agua la boca, me platicó que su puestecito ha sobrevivido a todas las crisis que ha vivido la ciudad, y aunque la de violencia sufrida hace 10 años casi acaba con su negocio, se ha mantenido firme por su amor al oficio y a la preparación de las tripitas de res.

“Hay mucha gente que trabaja la tripa, nomás que aquí la manejamos muy bien y con mucha limpieza, por eso la gente no deja de venir”, me dijo don Héctor acerca de la competencia.

Las tripitas en este puesto son sencillas, pero no por eso menos sabrosas, ya que la magia la complementa don Héctor con una deliciosa salsa verde muy picosita que él mismo prepara con la fórmula original de 1971, y cebollita cortada en julianas curtida en vinagre y orégano, una combinación excelente para los taquitos que no había probado en otro lugar.

Luego de despedirme, llegaron al puesto cinco clientes más, dos de ellos desde Chihuahua motivados por el legendario sazón de don Héctor que ha trascendido las barreras de la distancia y del tiempo.

Si se te antojó, visita a don Héctor en su puesto; lo encuentras todos los días de 4:00 a 10:30 p.m. en calle Rubén Posada Pompa casi llegando a la Avenida López Mateos, en la colonia Melchor Ocampo.