PUBLICIDAD

Vamos

¿Por qué a los hombres les cuesta tanto hacer amigos íntimos?

Los hombres estadounidenses están atrapados en una “recesión de la amistad”. Aquí explicamos cómo se puede superar esa situación

The New York Times

martes, 13 diciembre 2022 | 13:48

PUBLICIDAD

El martes previo al Día de Acción de Gracias, Aaron Karo y Matt Ritter, ambos de 43 años, salieron a cenar con siete hombres de los que se hicieron amigos cuando estaban en segundo año de primaria en Plainview, Nueva York.

En la cena, uno de los amigos se ganó el premio al Hombre del Año, un tonto galardón que el grupo inventó como un pretexto para reencontrarse. Comen y ríen, y el ganador se va con un trofeo de plata de tamaño caricaturesco que tiene su nombre grabado.

PUBLICIDAD

“En realidad, no se trata del trofeo”, señaló Karo, quien, junto con Ritter, es copresentador en un pódcast llamado “Hombre del año”, que explora la amistad entre adultos. “Se trata de las tradiciones que nos mantienen unidos”. Los amigos compiten por el premio en un grupo de mensajes de texto, en el que comparten memes y fanfarronean, pero también se ponen al día.

“Creo que a los hombres se les ha convencido de que el éxito en la vida no necesariamente incluye la amistad, que con tener éxito en el trabajo o formar una familia, ya ganaron”, aseveró Ritter. “Nuestra definición siempre ha incluido tener este tipo de amistades sólidas”.

Pese a lo cercano que es el grupo de Ritter, los hombres estadounidenses parecen estar atrapados en una “recesión de la amistad”, una tendencia previa a la pandemia de COVID-19, pero que parece haberse acelerado en los últimos años a medida que los niveles de soledad han aumentado en todo el mundo. En una encuesta realizada en 2021, entre más de 2000 adultos en Estados Unidos, menos de la mitad de los hombres dijeron que estaban satisfechos con la cantidad de amigos que tenían, mientras que el 15 por ciento afirmó que no tenía ningún amigo íntimo, lo que supone un aumento de cinco veces desde 1990. Esa misma encuesta reveló que los hombres eran menos propensos que las mujeres a confiar en sus amigos para obtener apoyo emocional o para compartir sus sentimientos con ellos.

“Creo que los hombres tienen un deseo profundo de intimidad con sus amigos”, señaló Nick Fager, terapeuta de salud mental autorizado y cofundador de Expansive Therapy, un grupo de psicoterapia centrado en el colectivo LGBTQ. “Sin embargo, lograrlo puede ser muy desafiante”.

Las cuatro estrategias que presentamos a continuación no eliminarán todos los obstáculos que podrían interferir en el camino hacia una amistad sólida, pero son un buen comienzo.

Practica la vulnerabilidad, aunque te haga sentir incómodo

Aunque Fager tiene cuidado de no generalizar, asegura que los retos a los que se enfrentan algunos hombres para desarrollar vínculos platónicos significativos se reducen a la manera en la que fueron socializados para equiparar la masculinidad con la fuerza, la competitividad y el estoicismo, incluso cuando las normas tradicionales de género ya cambiaron. Esas cualidades pueden dificultar el desarrollo de una amistad íntima.

“Si observas a los niños pequeños, tienen una actitud muy abierta y son muy cariñosos entre sí, pero después ocurre algo”, comentó Fred Rabinowitz, director del departamento de psicología de la Universidad de Redlands y autor de Deepening Group Psychotherapy With Men: Stories and Insights for the Journey. Los mensajes de la sociedad les enseñan que la franqueza y la vulnerabilidad emocional son un “tabú”, explicó.

Una manera sencilla de practicar la espontaneidad emocional consiste en “decirles a tus amigos lo que sientes por ellos”, aseveró Fager. “Es muy importante que tus amigos sepan que valoras la relación, que admiras a la persona, que la respetas o que la quieres”. Fager reconoció que puede ser incómodo llamar a alguien de improviso para decirle que lo quieres; en vez de eso piensa en la posibilidad de mostrar tu aprecio después de pasar tiempo juntos o tras una interacción emocional.

“Si has apoyado a tu amigo de alguna manera, al final de eso, a menudo hay una apertura para algún tipo de reconocimiento de cuánto valoras la relación”, dijo. Si sientes incomodidad, es algo de lo que debes “estar consciente y preguntarte de dónde proviene”, agregó Fager.

Según Rabinowitz, otra estrategia consiste en unirse a un grupo estructurado de apoyo entre iguales o participar en una terapia grupal. Desde 1986, Rabinowitz dirige un grupo semanal de hombres en Redlands, California, el cual ofrece un tiempo determinado para que los hombres “se arriesguen y digan: ‘Oye, me están pasando muchas cosas y no tengo a nadie con quien procesarlas’”. Una de las ventajas de unirse a un grupo de apoyo es que es probable que encuentres hombres que estén dispuestos a crear conexiones emocionales con otros hombres.

Connor Beaton, de 39 años, fundó ManTalks después de darse cuenta de que aprender a ser vulnerable había transformado sus propias amistades. La empresa ayuda a los hombres a conectarse entre ellos a través de talleres presenciales y cursos en línea.

Hace varios años, mientras luchaba contra el abuso de sustancias, Beaton se abrió con un amigo que conocía desde hacía años, un hombre con el que había vivido y viajado mucho. El amigo lo sorprendió al compartir, a su vez, que recientemente había lidiado con ideas suicidas.

“En ese momento me di cuenta que sabía todo sobre ese hombre, hasta sabía cuál era el tipo de whisky escocés que le gustaba beber, pero no tenía idea de que estaba batallando tanto”, dijo Beaton.

Pero practicar la vulnerabilidad no requiere asistir a un taller o tener conversaciones profundas sobre tu vida interior. Puedes hacerlo de manera sencilla, dijo Marisa Franco, una psicóloga que estudia la amistad y escribió el libro Platonic: How the Science of Attachment Can Help You Make —and Keep— Friends.

“La próxima vez que te reúnas con un amigo, coméntale algo con lo que estés teniendo dificultades”, aconsejó. “Eso es todo”.

No asumas que la amistad se genera de manera orgánica

Desde que se mudó a Phoenix en 2015, Quincy Winston, de 37 años, anhelaba tener más amigos, así que en marzo pasado, ante la insistencia de su novia, se dispuso a crear un grupo para hombres negros de la localidad y profesionales que usaban la plataforma de redes sociales Meetup.

Winston se habría conformado con hacer tres o cuatro amigos nuevos, comentó. En cambio, ahora su grupo cuenta con 80 miembros. Se reúnen más o menos una vez al mes para asistir a eventos, realizar servicio comunitario y para conversar.

“Solo quería reunir a la gente en el mismo lugar para hablar sobre la importancia de ser amigos, tener una comunidad y cultivar un grupo (una hermandad) de hombres”, explicó Winston.

Exponerte y dejar claro que estás buscando amigos suena bastante obvio, pero Franco afirmó que no dejaba de sorprenderse por la cantidad de personas que creían que las amistades de los adultos suelen formarse de manera orgánica, como sucede en la infancia.

“Hacer amigos de adulto requiere iniciativa”, dijo.

Franco le aconseja a la gente que se involucre en situaciones sociales recurrentes, por ejemplo, que se inscriba en un club o una clase, para que haya oportunidad de conocer a nuevos amigos con el tiempo.

Además, es partidaria de aprovechar esas oportunidades y cualquier situación social con la idea de que los nuevos conocidos disfrutarán de tu compañía porque las investigaciones sugieren que las personas suelen caerle mejor a los extraños de lo que suponen.

Sácale provecho a las actividades

“A los niños y a los hombres se les enseña a realizar actividades en equipo”, dijo Rabinowitz. Quienes quieren ampliar su círculo social o convertir a un conocido en un amigo más cercano pueden aprovechar esa tendencia.

“Decir ‘Vamos juntos al partido’ o ‘Juguemos póquer’ puede permitirles tener contacto con otros chicos y jugar con ellos, lo que puede facilitar la conversación”, afirmó Rabinowitz.

Franco recomienda encontrar maneras de convertir las actividades cotidianas en oportunidades de conexión. Si eres corredor, invita a un amigo a salir a correr contigo. Si trabajas desde casa, sugirió, pídele a un colega que vaya a tu casa y trabajen juntos.

Solo ten en cuenta que las actividades pueden limitar la intimidad. Considera cambiar las cosas de vez en cuando.

“Si solo salen a almorzar juntos”, dijo Franco, “se ven obligados a hablar”.

Aprovecha el poder de los “mensajes” casuales

Según un estudio publicado en julio de 2022, el contacto casual con amigos y conocidos (por ejemplo, a través de un breve mensaje de texto o correo electrónico), para ellos significa más de lo que solemos pensar y es más poderoso cuando el contacto es inesperado.

“La gente tiende a pensar: ‘Está demasiado ocupado o ha seguido adelante con su vida, ya no le importa’”, dijo Franco. “Creo que escuchar sobre estudios como ese puede recordarles a los hombres que algunas de esas barreras que tienen en la cabeza no son necesariamente verdad. Envía un mensaje de texto y ponte en contacto”.

Karo y Ritter aseguran que los mensajes casuales de vez en cuando han sido indispensables para mantener viva la amistad, tal vez más que una reunión anual. La cadena de mensajes de texto del grupo les permite mantener un cierto nivel de cercanía a pesar del tiempo y la distancia, un reflejo de lo mucho que la amistad les importa a todos.

“Soy el único soltero de mi grupo y el único que no tiene hijos”, señaló Karo. “Estos chicos son mi familia”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search