Vamos

Perseverancia a prueba de retos

La historia de los fundadores de Random Technology habla de la constancia y visión que los ha distinguido para estar en sintonía con la demanda del mercado

Brisa Frías / El Diario

lunes, 12 abril 2021 | 11:26

A inicios de 1996, dos egresados de la Ingeniería en Sistemas Computacionales del Instituto Tecnológico de Ciudad Juárez (ITCJ) establecieron una empresa que en un principio se dedicó a la venta de memoria RAM para su distribución en todo el país.

Alejandro Medina y Roberto Reyes nombraron a su empresa Random Techology, como un distintivo a su quehacer, ya que las siglas de RAM significan Random Access Memory (Memoria de Acceso Aleatorio).

“De ahí nace el nombre de Random Technology, porque así fue como empezamos”, dice Alejandro Medina, quien recuerda como primera ubicación la oficina que instalaron en Avenida de la Américas, en la que permanecieron durante 10 años.

“Fue una situación difícil en la que empezamos, teníamos un escritorio y una computadora, empezamos de cero Roberto Reyes y yo”.

De esos días, recuerda las jornadas en las que además de programar y vender memorias y computadoras, comenzaron a dar servicio y mantenimiento, ganando la aceptación de más y más clientes, hasta llegar a la industria maquiladora.

“Después empezaron a vender computadoras en todos lados y vimos que eso ya no iba a ser negocio, de hecho muchas empresas que se dedicaban a eso cerraron”.

La situación obligó a Random Technology a redigir sus objetivos y operaciones; fue en ese momento en que conocieron al que se convertiría en el tercer socio, Juan Polanco.

“Eso fue un parteaguas para nosotros porque todo coincidió, empezamos a ver la necesidad de cambiar y se dio la oportunidad de conocer a Juan, que en aquel entonces trabajaba en una empresa de El Paso que se dedica a lo mismo”.

Medina comenta que a partir de esa colaboración y de la sociedad que crean con Juan Polanco, Random Technology comienza a implementar sistemas de punto de venta, aunque realmente en aquel tiempo se trataba de registradoras.

De dar servicio a la cadena de Rapiditos, empezaron a especializarse en puntos de venta para restaurantes, ya con el sistema NCR Aloha, y con Retail Management Hero (RMH) para tiendas de conveniencia.

“La Cabaña fue nuestro primer cliente en cuanto al sistema de punto de venta en restaurantes”, recuerda Medina.

En la actualidad, franquicias americanas como Wendy’s, Burger King, Applebee’s, Peter Piper Pizza y Buffalo Wild Wings, Great American, Wing Daddy’s, Church’s Chicken, Chuck E. Cheese, TGI Fridays, FuudRuckers, Texas Roadhouse, Denny’s,  Papa Johns,  Italiannis, Twin Peaks son clientes de Random Technology, además de numerosos restaurantes locales y minoristas de giros diversos.