Vamos

La báscula miente: ¿por qué no estás perdiendo peso si te matas haciendo ejercicio?

Una de las motivaciones más comunes para comenzar a hacer ejercicio es perder peso. Sin embargo el peso no es el mejor indicador de que nuestro esfuerzo esté dando resultados, sino el Indice de Masa Corporal (IMC)

Agencias

miércoles, 22 julio 2020 | 15:26

Una de las motivaciones más comunes para comenzar a hacer ejercicio es perder peso. Sin embargo el peso no es el mejor indicador de que nuestro esfuerzo esté dando resultados, sino el Indice de Masa Corporal (IMC). 

En ocasiones, las personas se desaniman cuando los resultados en la báscula no son los esperados, manteniendo el peso o incluso aumentándolo.

Pero ¿por qué sucede esto? entrevistamos a una nutrióloga especializada en deporte  para saber la verdadera razón.

La báscula no tiene la verdad absoluta

Primero, es importante tener claro que el peso no es el mejor indicador del estado de salud, ni de la apariencia, pues es sumamente variable y nos da información muy limitada.

Lourdes Mayol nos comenta que, para establecer tus metas, es importante conocer tu composición corporal, es decir, cuánto de tu peso es grasa y cuánto es músculo.

Habrá ocasiones en que el ejercicio genere un aumento de masa muscular, pero al mismo tiempo haya pérdida de grasa; en estos casos los cambios en la talla son evidentes.

Sin embargo, aunque te veas y sientas mejor, no necesariamente verás cambios en la báscula:

'Medir tu composición corporal es una prioridad cuando evalúes los avances en tu entrenamiento. Hay que tomar en cuenta que los beneficios del ejercicio, combinados con una alimentación equilibrada van más allá de sólo perder peso', compartió la nutrióloga especializada en deporte y asesora científica del Instituto Gatorade de Ciencias del Deporte (GSSI). 

No hagas "dietas milagro"

De igual forma, Lourdes Mayol, aseguró que es sumamente importante alimentarnos adecuadamente, balanceando bien nuestra ingesta de nutrientes diarios y evitar "dietas milagro" que sólo ponen en riesgo nuestra salud. 

'Es indispensable seguir un plan de alimentación que te ayude a encontrar un equilibrio pero sin hacer dietas milagro o dietas muy estrictas, porque podrías perder masa muscular, o incluso mermar tu rendimiento por no tener suficiente combustible para entrenar', señaló la nutrióloga.

De igual forma es necesario mantenerte hidratada antes, durante y después del ejercicio. Tomando en cuenta que durante el entrenamiento es indispensable que además de agua, ingieras bebidas con electrolitos, como el sodio, para no provocar un desbalance en tu cuerpo.

Entre mayor sea la intensidad, de tus ejercicios, mayor será la necesidad de tomar una bebida deportiva para rehidratarte, reactivarte y reponer parte de los electrolitos que se pierden al sudar.