Vamos

Hay puentes que debes cruzar una vez en tu vida

La palabra puente tiene varias acepciones. Una remite a los días que, sumados a un festejo, alargan un descanso. Otra se refiere a las construcciones que se hacen sobre ríos, canales y fosas para poder ir de un lado a otro.

Agencia Reforma

sábado, 06 febrero 2021 | 15:49

CRUZARLOS UNA VEZ EN LA VIDA

La palabra puente tiene varias acepciones. Una remite a los días que, sumados a un festejo, alargan un descanso. Otra se refiere a las construcciones que se hacen sobre ríos, canales y fosas para poder ir de un lado a otro.

Hablando del primer significado y según la Ley Federal del Trabajo en México, el próximo puente sucederá el lunes 1 de febrero, en conmemoración del 5 (Día de la Constitución Mexicana) y el último fin de semana largo de este 2021 tendrá lugar el lunes 15 de noviembre, debido a que el 20 de ese mes se conmemora el inicio de la Revolución Mexicana. Ojalá que para entonces sea más seguro viajar y podamos recomendarte algunas escapadas. Pero, mientras la pandemia nos da una tregua, te proponemos rememorar algunos puentes que te inspiren a planear futuras travesías.

Estas estructuras pueden ser de piedra, madera, hierro y otros materiales. Están los levadizos y los colgantes, o los que han retado a la física y se han convertido en odas del diseño y la arquitectura. Algunos esconden historias y leyendas; en otros hay ecos de nostalgia. Muchos son fotogénicos e íconos de los destinos donde se encuentran. Además de acortar distancias, unen personas y enlazan culturas.

Imposible sería hablar de todos en tan poco espacio. Aquí, mencionamos sólo algunos en los que hemos vivido una que otra experiencia y consideramos hay que cruzarlos una vez en la vida.  

PRAGA, REPÚBLICA CHECA

El Puente de Carlos conecta a la Ciudad Vieja con la Ciudad Pequeña y está sobre el río Moldava. Se dice que el proyecto incluyó a un grupo de astrónomos y matemáticos que determinaron el instante ideal para iniciar su construcción: justo en el año 1357, el día 9 del mes 7 a la hora 5 con 31. La combinación corresponde a un número capicúa (1-3-5-7-9-7-5-3-1) y al momento de una alineación entre el Sol y Saturno. Está flanqueado por 30 estatuas y para regocijarse con su belleza es obligado madrugar.

CÓRDOBA, ESPAÑA

El Puente Romano cruza el río Guadalquivir y conecta el Campo de la Verdad con el Barrio de la Catedral. Al deambular por ahí lo mismo se observa a músicos, pintores y caricaturistas que a enamorados jurándose amor eterno. Imposible no admirar desde ahí la Torre de la Calahorra, donde se encuentra el Museo Vivo de Al-Andalus.

ALLOWAY, ESCOCIA

Cuando vayas a Escocia, además de ir a Edimburgo, considera explorar sitios alejados del turismo de masas. Uno de ellos es Alloway, South Ayrshire, una población como de cuento que vio nacer al gran poeta escocés Robert Burns. No te pierdas de un gran momento en el pequeño Puente Auld Brig O'Doon, retratado en su fantasmal obra Tam O'Shanter.

ARIZONA, EU

Navajo Bridge hace referencia a una pareja de puentes de acero que cruza el río Colorado. Tuvimos la oportunidad de admirar la grandeza de estas estructuras cuando íbamos camino hacia el inicio de otra gran aventura: realizar la famosa ruta Rim to Rim (R2R), una de las más deseadas por los senderistas y que consiste en cruzar (mochila a cuestas) del borde norte al borde sur del Parque Nacional del Gran Cañón, en Arizona.

ESTAMBUL, TURQUÍA  

Este destino presume varios puentes. El imponente Puente del Bósforo une la parte asiática de la ciudad con la europea. Pero quizá el Puente de Gálata, que cruza el Cuerno de Oro, es el más entrañable. En la parte alta se ven a los  incansables pescadores turcos y en los sitios que hay bajo el puente vale la pena fumar un narguile mientras se lee la obra del nobel turco Orhan Pamuk.

LIMA, PERÚ

Barranco es un barrio bohemio habitado por escritores y artistas. También es hogar del Puente de los Suspiros. La tradición dice que a quien lo cruza conteniendo la respiración se le cumple el deseo que pida.

COLUMBIA BRITÁNICA, CANADÁ

El Puente Colgante de Capilano cruza el río homónimo y está a unos 15 minutos en auto del centro de Vancouver. Tras la adrenalina de los primeros pasos aparece una gran paz al sentirse en contacto con la naturaleza. Es la joya del parque, aunque hay otros puentes que arman un maravilloso camino entre árboles gigantes.