Vamos

Es momento de dar gracias

Seguramente la pandemia modifique la tradición de Thanksgiving Day, pero hoy más que nunca su esencia se hace necesaria, la unión y el agradecimiento

Eduardo Morán / El Diario

viernes, 20 noviembre 2020 | 11:48

Este año, el tradicional Día de Acción de Gracias que se celebra principalmente en los Estados Unidos será diferente en relación con los años anteriores, pues tal vez por primera vez muchas familias no podrán viajar de una ciudad a otra, o incluso dentro de la misma ciudad, para reunirse con sus seres queridos y compartir el pavo y otros alimentos durante la cena.

Al vivir en la frontera con el país norteamericano, muchos juarenses acostumbran desde tiempo atrás festejar este día en reuniones familiares y de amigos, pero esta vez, es muy probable que los festejos deberán esperar para una mejor ocasión y ser muy limitados.

Los orígenes

Según la historia oficial, el Día de Acción de Gracias (Thansgiving Day) tiene su origen en una cena entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth (hoy Massachusetts) y los indígenas de la tribu de los wampanoag, que tuvo lugar en el año 1621.

Los peregrinos llegaron en 1620 a los Estados Unidos, luego de separarse de la Iglesia de Inglaterra, con la idea de practicar libremente su puritanismo.

Cuando llegaron a Plymouth ya era tarde para cultivar la tierra y eso originó que no tuvieran comida fresca y que padecieran un invierno terrible entre 1620 y 1621.

La primavera siguiente los wampanoag enseñaron a los colonos a cosechar maíz y otros cultivos, así como también a pescar y cazar. De esa manera, en el otoño de 1621 los peregrinos tuvieron una cosecha muy abundante de maíz, cebada, habichuelas y calabazas.

En agradecimiento a Dios por las bendiciones recibidas, los colonos organizaron un banquete para compartirlo con los wampanoag. Aunque es sabido que los colonos aportaron aves de corral para el festejo, el resto del menú sigue siendo una incógnita. Los peregrinos posiblemente trajeron pavo, patos y otros animales de caza, mariscos, como mejillones, langosta y anguilas, así como verduras, uvas, ciruelas y nueces.

Desde 1789 con George Washington, varios presidentes de los Estados Unidos han emitido proclamas en honor a este día, pero fue hasta 1863 que Abraham Lincoln lo declaró feriado nacional anual y determinó que se celebrara el último jueves de noviembre.

Una resolución legislativa de 1941 la trasladó al cuarto jueves para asegurar una temporada más prolongada del Día de Acción de Gracias para las compras navideñas en años que hubiera cinco jueves en noviembre.

Cada año el presidente también ‘perdona’ a un pavo de Acción de Gracias, aunque en realidad es a dos pavos, con uno de reserva en caso que el primero provoque desmanes durante la ceremonia. Las dos aves perdonadas, que se libran del horno, pasan el resto de su vida en un zoológico infantil.

Tradiciones

En años anteriores, el Día de Acción de Gracias movilizaba a mucha gente en los Estados Unidos por avión o por carretera para estar con familiares y amigos. También eran tradicionales los desfiles locales presenciales y a las tropas estadounidenses desplegadas en el extranjero también se les sirve una cena tradicional del Día de Acción de Gracias.

El menú tradicional del Día de Acción de Gracias consiste en pavo relleno, puré de papas y salsa, camote, salsa de arándanos y pastel de calabaza, aunque también hay platos sin carne, como el denominado ‘tofupavo’, (vocablo que combina las palabras tofú y pavo), hecho con proteínas de trigo y de soya.