Vamos

El romance de Marilyn Monroe y Cadillac

Hablar de la diva es hablar de un sueño. No sólo por su espectacular belleza, sino por la mezcla entre realidad y ficción imposible de confirmar

De la Redacción

viernes, 15 mayo 2020 | 18:00

Hablar de Marilyn Monroe es hablar de un sueño. No sólo por su espectacular belleza, sino por la mezcla entre realidad y ficción imposible de confirmar. Su ascenso a la fama, su vida amorosa y su prematura muerte son parte de la complejidad que rodearon a Norma Jeane cuando se le conoció como Marilyn.

Cuando apenas iniciaba en el mundo del espectáculo, su coche fue embargado por falta de pagos. Exactamente qué modelo era y cómo es un misterio más, pero, según dicen, esto fue parte de su motivación para hacer fotos al desnudo y ganar dinero con ello.

En lo que todos parecen coincidir es que, después de aparecer en el show de Jack Benny en 1953, él le regaló un Cadillac Eldorado convertible modelo 1954. Eran mediados de los cincuentas y la carrera de Marilyn iba creciendo tan rápido como las aletas en los Cadillac, pero a diferencia de ellas, que llegaron a su máximo en el 59, Marilyn seguirá en ascenso hacia los sesentas.

Para una estrella como Marilyn, un convertible era indispensable. Y, con el glamour que la caracterizaba, un Cadillac era necesario. No porque estuviera al nivel, sino porque en la época no había nada tan vanguardista en ingeniería y diseño.

El año de 1954 fue en el que Marilyn formalizó su relación con Joe Dimaggio; su segundo matrimonio. Duró poco, pero el beisbolista mantuvo su afecto hacia la actriz. Incluso, hay una historia de un coche conocido como "The Marilyn Monroe Car" que era un Cadillac Eldorado Seville 1959 pintado en un llamativo color dorado terminado por George Barris (el creador del Batimóvil) en ese color y un obsequio para Marilyn de Dimaggio cuando ella estaba casada con Arthur Miller.

Sí, a la mujer aparentemente le llovían Cadillacs.

Durante su tercer matrimonio, precisamente con Miller, a Monroe se le veía a bordo de un Thunderbird 1956 convertible. Aparentemente era el coche del escritor, sin embargo, cuando fue subastado en el 2018 se dijo que el coche pertenecía a Marilyn. Queda en duda si era de Miller o de Monroe; sin duda esta última lograría más interesados y una puja más alta.

Marilyn Monroe murió el 4 de agosto de 1962 y su último viaje fue en una carroza Cadillac Miller Meteor.

Te Puede Interesar