Vamos

El adiós de su familia

Nueve hermanos, 26 sobrinos, familiares y un gran número de amigos hoy lloran la partida de Manuel Vázquez Durán

Jesús Rodríguez / El Diario

miércoles, 30 septiembre 2020 | 11:26

Cuando yo estaba muy enferma con los efectos de los tratamientos, ver llegar a mi hermano a visitarme desde más de 1000 Kms. de distancia mi corazón no podría estar más alegre. Siempre al pendiente de mí.

Dora Estela Vázquez.

Desde Rusia con amor, siempre recordaré aquellas llamadas por teléfono para preguntar por mi salud.

Ana Luisa Vázquez.

Era muy común entre los sobrinos que nos llevara caminando a algún lugar por las tardes, a veces corriendo los dos kilómetros hasta el aeropuerto de Cd Juárez para ver despegar aviones.

Diego Adolfo Vázquez.

Siempre de buen humor con esa contagiosa risa espontánea. Cuando tomaba el micrófono para repartir regalos parecía un comediante en vivo. También siempre me animó para seguir superándome en todos los aspectos.

Carlos Eduardo Vázquez.

En el último cumpleaños de mi tio llegué su casa con el pastel de Borola y la Familia Burrón, salió y me dijo: ¿que passsa? A Machín y tiene a Borola, luego dejó salir su característica carcajada y me dijo: pero pásale a tomarme una foto con mi pastel.

Elena Aimeé Domínguez

Lucía Vázquez (sobrina de Manuel)

“Mi tío no sólo fue el hombre que trabajó en una agencia de viajes y desde ahí hizo infinidad de amigos. También está la parte familiar, con su partida a nosotros se nos fue la columna vertebral de la familia.

Él siempre recordaba un cumpleaños, en cualquier parte del mundo que estuviera siempre recordaba una fecha importante. Estuvo con nosotros en las graduaciones, a pesar de que la mayor parte de los días estaba fuera de la ciudad, buscaba espacios para acompañarnos en celebraciones que para la familia eran importantes.

Ayudó económicamente a muchos, era una persona muy desprendida, bondadosa, se dedicó a dar. Siempre tuvo tiempo para su familia, era el que nos unía con alegría y amor”.

Cuando viajábamos a Las vegas en autobús llevaba una lotería alterna que diseñó él mismo y tenía huevos estrellados, el sida, el papanicolao, entre otros. Era un relajo cuando alguien “hacía buenas”.

Héctor Antonio Vázquez.

Los recuerdos son muchísimos pero viene a mi mente cuando en una junta previa para un viaje nos pidió a toda la familia presentarnos cuando llegó mi turno solo pude decir mi nombre y él muy orgulloso dijo lo que no saben es que ella es mi hermana y muy pronto será una gran psicóloga.

Rosa Elva Vázquez.

Cuando me dieron residencia en Canadá me dijo que fuera a echarle ganas pero que si no me gustaba me regresara o buscara otro país. “Mijita no estás obligada a quedarte en ningún lado, si no funciona toma a tus hijos y te vas, no tienes que andar demostrando nada a nadie”.

Danna Cristina Vega.

Siempre llevaré en mi corazón tantas llamadas y mensajes para preguntarme por la familia, para pedirme que organizara una reunión, un desayuno, un festejo. Mi tío siempre preocupado por todos, buscado la manera de estar juntos y de ayudar. Mi amor eterno por usted.

 Lucia Vega.

En lo personal todo esto es inverosímil, sin embargo, vivirás en los sin fin de recuerdos, comprando una planta en un vivero, o un libro o saliendo a caminar y tus risas de acontecimientos pasados, ¿Cómo le voy a hacer para olvidar la mitad de la vida con tu compañía?

René Martínez

Aquel sueño cuando éramos muy niños de algún día viajar a la luna… se te cumplió sin salir de esta tierra HACIENDO AMIGOS POR EL MUNDO y quizá sin darte cuenta yo siempre te estuve acompañando. Hoy viajas al infinito pero dejas tu maravilloso corazón con nosotros. Mi agradecimiento y amor eterno. Hasta siempre mi hermano. 

José Luis Vázquez.