Vamos

Destinos que se antojan

La grandeza del estado de Chihuahua ofrece una amplia diversidad de paisajes: desierto, valles, bosques e imponentes acantilados que agasajan la vista

El Diario

viernes, 15 mayo 2020 | 12:42

El País posee mil y un razones para recorrerlo con la barriga llena y el corazón contento. En 2013, la Secretaría de Turismo propuso 18 Rutas Gastronómicas por diferentes estados de la República para conocer más de los sabores y platos típicos del estado a visitar, así como maridar la visita con sitios de interés histórico y cultural. Pese a que nos gustaría incluir todas las rutas, esperamos que los recorridos por estas seis entidades abran el apetito para comenzar a planear una travesía en los próximos meses para disfrutar México desde sus cocinas, sus ingredientes, su campo, sus ciudades y su gente.

CHIHUAHUA

Entre planicies y acantilados

Enclavado en la Sierra Madre Occidental, es el estado más grande la República mexicana; su grandeza ofrece una amplia diversidad de paisajes: desierto, valles, bosques e imponentes acantilados que agasajan la vista. El ganado pastorea por las grandes planicies, por ello, la carne es un importante ingrediente de la gastronomía chihuahuense. No hay que perderse un recorrido a bordo de El Chepe.

Para probar: carne de res, manzana, nuez pecana, chile colorado, tortillas de harina, sotol, queso menonita, son imperdibles son los burritos de carne deshebrada con chile colorado.

Sitios para conocer: Museo Histórico de la Revolución, en Chihuahua; Museo Menonita, en Ciudad Cuauhtémoc; el Parque Nacional Cascada de Basaseachi, en Ocampo, el Museo Arqueológico de El Chamizal, en Ciudad Juárez, las vistas de las Barrancas del Cobre desde El Chepe son espectaculares.

MICHOACÁN

Gastronomía mexicana, patrimonio de todos

En esta entidad podrás conocer a fondo la forma en que se cocina tradicionalmente en las diferentes comunidades de Michoacán, en el Taller de cocina de Santa Fe de la Laguna, que sirvió como ejemplo para lograr que la cocina tradicional mexicana fuera reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 2010.

Para probar: pescado blanco y charales frescos, aguacates, carnitas, corundas (tamal de maíz) y charanda.

Sitios para conocer: Acueducto, Fuente de las Tarascas y el Tempo de las Rosas, en Morelia; la Casa de los Once Patios, en Pátzcuaro. También vale la pena visitar  la Arqueológica de Tzintzuntzan.

PUEBLA

Cocina con historia

La variedad de platos creados durante la época colonial al interior de los conventos es parte de la rica tradición culinaria de Puebla. Uno de los platos más célebres son los chiles en nogada, que se realizan con ingredientes originarios del estado, conocido por sus numerosas iglesias adornadas con bellos retablos.

Para probar: el famoso mole poblano, cemitas, chiles en nogada -sólo en temporada-, sidra, postres de la cocina conventual como: camotes, borrachitos,  merengues, muéganos y rompope, por mencionar algunos.

Sitios para conocer: Centro Histórico, Casa del Alfeñique, la Biblioteca Palafoxiana, el Barrio de los Sapos, en la ciudad de Puebla y el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, en Cholula.

TABASCO

Tierra con sabor a cacao

Este estado del sureste se caracteriza por su selva de espesa vegetación y el intenso calor que proveen un espacio ideal para el cultivo del cacao criollo, especie reconocida por su gran calidad, utilizado en la preparación de la emblemática bebida de pozol. Tabasco es conocido por ser un Edén y es uno de los principales productores de petróleo a nivel nacional.

Para probar: cacao, pozol, plátano macho, pejelagarto y agua de matalí.

Sitios para conocer: Parque La Venta, Casa Museo Carlos Pellicer, en Villahermosa; la Zona Arqueológica de Comalcalco, la Hacienda Cacaotera Jesús María, en Comalcalco y la población de Tapijulapa.

SINALOA

A orillas del mar

La belleza de las playas de este estado sólo se compara con la magia culinaria con la que se cocinan los mariscos que de sus aguas se pescan. La ciudad tiene una gran oferta cultural y deportiva. Las fiestas de carnaval son una experiencia digna de vivirse, seguro pasarás divertidos momentos con la calidez y alegría de los sinaloenses.

Para probar: camarón, jitomate, chile chiltepín, tacos de marlín, el emblemático aguachile, chilorio y coricos (galletas de  harina de maíz, manteca y azúcar en forma de rosquilla).

Sitios para conocer: la Plaza Machado, el Centro Histórico, el Malecón, en el Puerto de Mazatlán; la Catedral, el Jardín Botánico y el Parque Las Riberas, en Culiacán.

VERACRUZ

Mar, café y vainilla

Con una ubicación geográfica inigualable, esta entidad reúne una diversidad de ecosistemas que van desde la costa para obtener la pesca del día, hasta las frescas y nubladas montañas donde crecen miles de cafetos o en las planicies del norte donde bajo el intenso calor y humedad crece uno de los regalos de México al mundo: la vainilla.

Si lo visitas no dejes de disfrutar de un café lechero mientras escuchas un son veracruzano.

Para probar: café, vainilla, caña de azúcar, chilpachole de jaiba, mole de Xico y torito (bebida alcohólica con frutas, leche y alcohol de caña).

Sitios para conocer: Acuario de Veracruz, San Juan de Ulúa, Centro Histórico del Puerto, Coatepec y la Zona Arqueológica de El Tajín.