PUBLICIDAD

Vamos

Delicias navideñas

Prepara un delicioso pastel de licor de huevo y almendras garrapiñadas

Doreen Hassek /dpa

viernes, 23 diciembre 2022 | 17:11

| El pastel, untado con crema de mantequilla, se decora con alguna galleta navideña y dos ramitas de romero para que parezca un país de las maravillas invernal

PUBLICIDAD

¿Es posible sentir el sabor de la Navidad? ¡Sí! Al menos eso es lo que asegura la bloguera Doreeen Hassek, quien opina que en la Navidad no puede faltar el sabor del licor de huevo, tan importante como el mismísimo arbolito, los buenos augurios y la felicidad infantil.

Hassek cuenta que su abuelo cumplía años el 24 de diciembre y que todas las mañanas de Navidad la familia disfrutaba de una copita de licor de huevo en la diminuta sala de estar de los abuelos.

PUBLICIDAD

Por eso, para ella hoy ese sabor de exquisitos recuerdos no puede faltar. Y recomienda la siguiente torta navideña:

Ingredientes para una tarta redonda de unos 15 cm de diámetro:

Para la masa: 6 huevos, 250 gr. de azúcar impalpable, 250 gr. de licor de huevo, 125 ml de aceite de girasol, 250 gr. de harina, 1 paquete de polvo para hornear.

Para la crema: 1000 ml de crema de leche (nata para montar), 500 ml de mascarpone, 5 paquetitos de azúcar de vainilla, 1/2 cucharadita de canela.

Para las almendras garrapiñadas: 200 gr. de almendras, 200 gr. de azúcar, 100 ml de agua, 1 paquetito de azúcar de vainilla y 1/2 cucharadita de canela.

Para la cobertura: 125 gr. de mantequilla, 250 gr. de azúcar impalpable.

Para la decoración: 2 ramitas de romero, azúcar impalpable y un poco de "crema de mantequilla".

Preparación:

1. Batir los huevos con el azúcar impalpable hasta que quede una mezcla espumosa. Añadir el licor de huevo y el aceite de girasol y, finalmente, la harina y el polvo para hornear. Mezclar bien.

2. Colocar un tercio de la masa en un molde enmantecado de 15 cm de diámetro y hornearlo a 160 grados con el horno precalentado.

3. Repetir el procedimiento dos veces con el resto de la masa. Una vez que esos tres bizcochuelos resultantes se hayan enfriado, cortarlos horizontalmente por la mitad de modo de tener seis capas de masa. Solo precisaremos 4. Las otras dos pueden utilizarse para otra receta, por ejemplo para cakepops. (Si se desea aprovechar toda la masa para la tarta también se puede usar un molde de mayor diámetro y hornearla en dos tandas para obtener luego los cuatro pisos).

Las almendras garrapiñadas:

1. Mezclar el azúcar, el azúcar de vainilla y la canela y colocar todo en una sartén de acero inoxidable. Añadir agua pero sin mezclar y esperar que hierva.

2. Añadir las almendras y dejar que se cocinen revolviendo permanentemente a fuego fuerte hasta que el azúcar se seque. Luego, bajar la temperatura y continuar revolviendo hasta que el azúcar comience a derretirse y las almendras brillen. Entonces pasar la masa de almendras a una bandeja del horno, separarlas con dos tenedores unas de otras y dejarlas enfriar.

El relleno:

1. Batir la crema de leche medio a punto, añadir el azúcar de vainilla, la canela y el mascarpone y continuar batiendo hasta que alcance punto chantillí.

2. Repartir el relleno en partes iguales con una espátula sobre los pisos de masa y hundir las almendras garrapiñadas a distancias regulares en la crema. La última capa es un piso de torta. Quienes prefieran hacerlo a la perfección podrán repartir la crema con una manga en anillos sobre los pisos de masa.

La cobertura:

1. Batir la mantequilla a temperatura ambiente, añadir el azúcar impalpable y continuar batiendo. Si la mezcla está demasiado espesa o sólida, puede añadírsele una cucharada de leche.

2. Cubrir la torta con esta mezcla, utilizando una espátula para cubrir la parte superior y los costados. Dejar un pequeño resto de la crema cobertura para el siguiente paso.

Decoración: 

1. Colocar el pequeño resto de crema de mantequilla en una bolsita para congelar, cortar 1 mm de la punta y decorar alguna galleta navideña con la mezcla. Luego colocar esa galleta sobre la torta.

2. Pinchar las ramitas de romero al revés, es decir, cabeza abajo, de modo que parezcan arbolitos. Espolvorear con azúcar impalpable y ¡lista la Navidad!

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search