PUBLICIDAD

Vamos

Da cara a los retos

Paulina Atondo está clara que los desafíos se enfrentan con habilidades y entusiasmo como lo ha hecho en BRP desde hace diez años, cualidades que nada tienen que ver con el género

Brisa Frías / El Diario

lunes, 07 marzo 2022 | 16:53

PUBLICIDAD

Preparada, proactiva, entusiasta, así se muestra Paulina Atondo, coordinadora del área de calidad de proveedores de la planta 2 de BRP en Ciudad Juárez.

Perteneciente a la generación millennial –tiene 34 años, como muchos de sus compañeros de trabajo-, egresó del Tec de Monterrey del programa de Negocios Internacionales y casi de inmediato empezó a desarrollarse dentro de la industria maquiladora.

PUBLICIDAD

A la armadora canadiense BRP entró en 2012, a la planta 1, como planeadora del área de materiales.

“Después me moví al área de calidad de proveedores y luego de un año me dieron la coordinación, donde he estado los últimos cuatro años”.

Estos cambios de departamento y promociones que en corto tiempo ha experimentado, le han dado la oportunidad de aprender aspectos de la industria para lo cual no la prepararon en la escuela.

De inicio, las bases de su formación académica empataban con las tareas que desempeñaba en BRP, como parte de la cadena de suministros, pero después su carrera dio un giro.

“Definitivamente BRP ha sido una escuela y un área de oportunidad grandísima, he aprendido mucho de áreas en las que nunca pensé que me iba a desempeñar, sobre todo si vemos el perfil educativo que traía, que inicié en lo relacionado con mi carrera y finalmente me empecé a involucrar más con el proceso, con cosas más técnicas que me permitieron moverme a calidad de proveedores, más enfocado a la ingeniería”, detalla.

El desafío era grande, pero Paulina siempre contó con el respaldo de la empresa, pues le brindaron cursos internos, externos y la confianza de probar sus capacidades en distintos departamentos.

“Fue un reto precisamente porque mis bases educativas no eran de ingeniería, pero finalmente creo que es una de las cosas que nos sucede en la industria, a veces subestimamos nuestras capacidades, nuestro talento, y ya cuando estás en el momento te demuestras a ti misma y al resto que sí se puede”.

Con la sonrisa que le asoma aun portando el cubrebocas, reafirma su orgullo de pertenecer a BRP, donde planea seguirse desenvolviendo profesionalmente.

“Yo estoy enamorada de BRP, tengo 10 años aquí, me he movido de posiciones porque la empresa lo ha permitido, no quiero irme, mi visión de mi vida profesional sigue estando en BRP”. 

Ahora son más

Paulina Atondo ha visto a lo largo de una década cómo es que las mujeres comienzan a ocupar más espacios, y de mayor jerarquía, en la empresa en la que labora.

“Cuando inicié en el área de calidad y proveedores éramos muy poquitas mujeres, contadas. Ya en este momento se ha ido incrementando el porcentaje, y en todos los niveles, desde los técnicos hasta arriba, nuestra directora es una mujer. Creo que el hecho de ver que ya tenemos mujeres en gerencia, en puestos directivos, ver cómo fueron creciendo, a nosotras nos motiva”, expresa.

Si bien está complacida con la responsabilidad de asegurarse de que toda la materia prima que recibe para la construcción de los productos llegue con las especificaciones que ingeniería ha determinado, Paulina no descarta cambiar de dirección.

“Quizá lo que más me interesa en este momento es salir un poquito de la operación y seguir más rumbo a una posición estratégica, que se enfoque en la mejora de procesos, aplicando lo que ya aprendí de la operación y de las diferentes áreas en las que he estado”.

Lograr el objetivo será cuestión de trabajo, de demostrar que cuenta con habilidades que un puesto así requiere, sin que nada tenga que ver el género. 

“Uno de los principales retos a los que nos enfrentamos las mujeres en la industria es al estereotipo de género, que se crea que una mujer solo puede hacer ciertas actividades, y la verdad lo que más amo de la posición en la que estoy es interactuar con el producto, estar en la línea, y tenemos la idea de que es un trabajo de hombres”.

El mensaje de comparte Paulina a las mujeres dentro y fuera del sector maquilador, es que nunca subestimen sus capacidades, su inteligencia, y que no se encasillen en los roles que por años ha asignado la sociedad.

“Cuando te atreves a hacer cosas diferentes, a salirte de la caja y experimentar en otras actividades, te das cuenta que eres buena, que tienes talento y que puedes mejorar el entorno”, finaliza.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search