Vamos

‘Comer colágeno’ para tener una piel más bonita

Si bien el colágeno es una proteína que elabora nuestro cuerpo, existen alimentos que estimulan su formación natural. Un experto nos explica cómo consumirlos

Agencias

viernes, 12 junio 2020 | 12:07

Si bien el colágeno es una proteína que elabora nuestro cuerpo, existen alimentos que estimulan su formación natural. Un experto nos explica cómo consumirlos.

Sí, existen alimentos con colágeno. No obstante, este elemento no se encuentra ni en las frutas ni en las verduras, sino en los alimentos de origen animal como las patitas de cerdo, el hocico/nariz de vaca, los callos y casquería variada, el caldo de huesos (tanto de carne como de pescado) y las gelatinas, hechas a partir de productos animales. Si bien estos alimentos nos pueden parecer poco apetitosos de consumir, el experto en Nutrición Pedro Cavero nos explica por qué debemos prestarles atención. 

‘Uno de los grandes problemas del colágeno es que, para que podamos absorberlo de manera correcta, tiene que estar hidrolizado. Así como lo están estos alimentos poco atractivos, pero con un alto contenido en grasa y gelatina. La casquería y la gelatina animal son fuentes muy altas de colágeno’. 

El colágeno es una proteína que el mismo cuerpo elabora. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, esta función disminuye. Los complementos de colágeno surgieron para compensar esta falta que genera dolores articulares, flacidez en la piel, arrugas y deterioro en tejidos. Si estos alimentos nos parecen demasiado pesados, por ser de difícil digestión, lo cierto es que las patitas de cerdo y el hocico de vaca, por poner dos ejemplos, se pueden preparar en caldos a partir de huesos de carne o espinas de pescado.

En cualquier caso, el colágeno, no es algo que debamos consumir a diario y se recomienda, sobre todo, a partir de cierta edad, siempre y cuando tengamos alguna deficiencia provocada por problemas de artritis, fracturas o heridas. ‘Un adulto sano produce suficiente colágeno por sí mismo, si mantiene una dieta rica en vitaminas y minerales’, asegura Pedro Cavero a Vogue México. 

En tanto, existen también alimentos vegetales que estimulan su formación natural, pues contienen los aminoácidos precursores glicina, prolina, treonina y lisian. Entre ellos, las legumbres, los espárragos, las nueces y las semillas. Sí, hay una serie de alimentos que ayudan a la producción natural del colágeno. 

Están las frutas y verduras ricas en licopeno, como manzanas, albaricoques, papaya, guayaba, arándanos, frambuesas, sandía, fresas, jitomate o remolacha. Otras frutas ricas en vitamina C, como el kiwi, piña, camu camu, melón, toronjas, naranjas; el apio, pepinos, ajos, cebollas y otros productos ricos en azufre. Del mismo modo, la leche de soya y el queso, gracias a su contenido en genisteína.

¿Cuáles son los suplementos más recomendables de colágeno? 

Un buen colágeno debe haber sido extraído y predigerido mediante un proceso natural (no químico) para que sea asimilable. En el mercado se presenta hidrolizado en forma de pastillas, polvo o líquido. Es frecuente encontrarlo junto con ácido hialurónico, magnesio o vitaminas C y del grupo B.

El colágeno hidrolizado es, entre los suplementos, la forma más asimilable, ya que ha sido sometido a un proceso enzimático que fragmenta las partículas de colágeno nativo hasta un tamaño tal que, al ser ingerido, es capaz de atravesar la pared intestinal y llegar al torrente sanguíneo.

Por lo anterior, el colágeno vegetal no existe. Se ofrece colágeno de fuente marina, porcina y bovina, de hecho hay más de 10 tipos específicos según el lugar en el que debe actuar. Por ejemplo, se conoce que el colágeno tipo 1 es el que está en la piel, pero en articulaciones está identificado con el tipo 2, 9 y 10.

Antes de comprar un producto de colágeno, hay que revisar su calidad y la tabla de componentes. Aunque se trata de productos de venta libre, tomar más colágeno del que se necesita puede producir efectos adversos o inhibir su efectividad.

¿Cuáles son las contraindicaciones de consumir colágeno?

Las personas intolerantes a la fenilalanina no deberían tomar colágeno, la fenilcetonuria es un trastorno poco común que impide la descomposición de la fenillalanina hidroxilasa. Esta condición de salud se manifiesta si se consume mucha proteína o incluso edulcorantes artificiales.

Como se trata de una enfermedad hereditaria, los bebés que nacen con esta condición no pueden descomponer el aminoácido fenilalanina y corren el riesgo de tener afectación cerebral o problemas de comportamiento. El colágeno tiene fenilalanina entre sus componentes, por lo que está contraindicado en estos casos.

Del mismo modo, personas con insuficiencia hepática o renal -por lo general- tienen restricciones en el consumo de proteínas, por lo que consumir colágeno debe ser solo bajo supervisión médica. Si el paciente consume anticoagulantes, hay otro motivo para consultar al médico, pues el colágeno ayuda en la fluidificación de la sangre y podría ser contraproducente.

Aunque en una gran mayoría los productos sintéticos de colágeno no tienen contraindicaciones, hay pautas a seguir para asegurar un consumo seguro. Por ejemplo, existen personas con alergia a la proteína animal que deben consultar a su médico para saber cuál tipo de colágeno deberían buscar.