Vamos

Auroras boreales son un baile de luz

Quienes han tenido la oportunidad de presenciarlas coinciden en que este espectáculo de la naturaleza deja sin aliento a quienes han visto esos fulgurantes tonos de verde, azul, amarillo y violeta que conmueven

Juan Carlos Molina / Agencia Reforma

lunes, 05 octubre 2020 | 12:02

Quienes han tenido la oportunidad de presenciar las auroras boreales simplemente coinciden en que este espectáculo de la naturaleza no se olvida fácilmente. Porque esos fulgurantes  tonos de verde, azul, amarillo y violeta que conmueven al espectador y lo dejan sin aliento.

El fenómeno sucede cuando partículas cargadas que proceden del Sol son guiadas por el campo magnético de la Tierra e inciden en la atmósfera cerca de los polos. Cuando el evento se produce en el hemisferio norte se trata de una aurora boreal y si acontece en el sur se le llama aurora austral.

El avistamiento no siempre es sencillo. Un viaje de este tipo requiere de preparación, un poco de paciencia, un mucho de suerte y una noche despejada que permita la observación; pero todo esfuerzo se verá recompensado cuando inicie el espectáculo, tan natural como prodigioso.

La temporada para admirar estas maravillas en el hemisferio norte suele ocurrir entre el último cuatrimestre del año y el primer trimestre del siguiente.

Hay regiones como la Laponia finlandesa, el punto más septentrional de este país europeo, que tienen la fortuna de contar con destinos desde donde se observa este fenómeno hasta 200 noches al año.

Y en el norte de Noruega, por ejemplo, la experiencia de ver auroras se puede maridar con otras actividades como senderismo o pesca. Uno de los destinos perfectos es la ciudad de Tromsø, cuyo centro está rodeado por montañas y fiordos. Pero otros lugares, como la isla de Senja, también proveen los fondos ideales para apreciar los colores que cobran vida en el cielo.

En América también hay alternativas para testificar este suceso. Una gran opción es Fairbanks, Alaska, donde se ofrecen recorridos que pueden incluir visitas a cabañas especiales con calefacción, viajes a bordo de un vehículo snowcat y hasta vuelos especiales. Quienes hayan apreciado este fenómeno pueden recoger un certificado especial en el Morris Thompson Cultural and Visitors Center.

Y en Canadá se puede vivir la experiencia en destinos como Churchill, al norte de Manitoba, en Yukón, en  Yellowknife. En esta última ciudad y sus alrededores hay todo un menú de oportunidades, entre ellas ver las auroras en el lago Great Slave, reservar un tipi en Aurora Village o gozar de la vista desde el jacuzzi de un hotel.

Para trotamundos fotógrafos, la travesía es perfecta para hacer fotos memorables. Los que no son expertos, quizá prefieran gozar del momento y guardar la mágica danza en sus recuerdos.

Toma en cuenta

Existen aplicaciones para dispositivos móviles que se actualizan constantemente y que estiman la probabilidad de ver auroras boreales en un determinado lugar, día y hora. Por ejemplo, Noruega tiene la NorwayLights, que está disponible para los sistemas operativos Android y iOS.