Vamos

Adapta tu lugar de estudio

Iluminación, color y muebles ergonómicos son factores a tomar en cuenta a la hora de adaptar un espacio para atender tus deberes académicos

De la Redacción

viernes, 28 mayo 2021 | 12:01

Ergonomía e iluminación son factores a considerar, comparten Julieta Paulina Villazón, directora académica de la Facultad de Arquitectura y Diseño Interior de la Universidad Motolinía del Pedregal (UMP), y Abril López Villeda, directora de la licenciatura en Arquitectura de la Universidad Intercontinental.

Aprovecha la luz natural 

+ Este tipo de iluminación ayuda a disminuir los padecimientos causados por el uso prolongado de las pantallas, reduce el consumo energético y permite una mejor visualización de rostros, gesticulaciones y ademanes durante las videollamadas.

+ Por ello, las áreas que permitan disfrutar de la luz solar son ideales.

En caso de no contar con un sitio así, se recomienda emplear luces frías y focos LED para alumbrar apropiadamente.

+ Empero, si la habitación cuenta con superficies y colores que facilitan la reflexión lumínica, como tonos muy claros o blancos, será mejor usar luces cálidas para evitar la fatiga ocular, aclara Villazón.

+ En tanto, López Villeda sugiere utilizar lámparas de mesa en caso de que las fuentes de iluminación provoquen sombras sobre el área de trabajo y, por lo tanto, dificulten la realización de las labores.

Siéntate en el lugar correcto + La disposición del mobiliario es otro aspecto a tomar en cuenta.

López Villeda aconseja colocar tanto el escritorio como la silla a un costado de las ventanas cuidando que la luz entre lateralmente; en caso de situarse frente o de espaldas a ésta, existe la posibilidad de agotar la vista.

+ Villazón suma elegir muebles con descansabrazos ajustables y usar un reposapiés o un banco pequeño para disminuir la tensión en la espalda y el cuello.

+ Lo más importante, aclara la directiva, es hacer un ángulo aproximado de 90 grados con pies y cadera para mejorar la postura.

+ También hay que optar por una silla cuyos materiales no aumenten nuestra temperatura corporal, mientras que la mesa de labores debe tener la altura reglamentaria de 75 centímetros del piso a la superficie de trabajo; lo anterior, ayudará a no encorvar la espalda.

Escapa

de los distractores

+ La presencia de ruidos externos al área de trabajo puede ser motivo de desatención constante. Para prevenir esto, Villazón sugiere evitar zonas abiertas y sin puertas, como la cocina, el comedor y la sala, así como elegir una habitación cuyos materiales reduzcan los sonidos, como persianas, ventanas de doble vidrio y selladores para las entradas.

+ Si se presenta eco, las alfombras, cortinas, cojines, sillones y otros elementos decorativos similares son capaces de absorber el sonido de rebote, agrega la especialista.

+ De igual manera, es relevante limitar los objetos que podrían desviar la atención de las actividades laborales y académicas.

+ Prescindir de la televisión, consola de videojuegos y tableta empleada con un fin lúdico será clave.

+ La música, en cambio, es considerada un buen acompañamiento al tratarse de un elemento ambiental.

Usa los colores

a tu favor

+ Si bien este aspecto podrá verse influenciado por los gustos personales, en términos generales Villazón recomienda optar por paletas claras y cálidas en este espacio.

+ Los colores azul, verde, beige y ostión son pigmentos que tranquilizan y fomentan la tolerancia, estimulan el pensamiento creativo y permiten la dispersión de la luz sin llegar a reflejarla totalmente, asevera la experta.

+ Las tonalidades más frías del blanco, así como coloraciones muy oscuras y brillantes, suelen ser contraproducentes para la concentración y la armonía e incluso pueden conducir al aburrimiento y a la distracción.

+ En este mismo aspecto, también se aconseja emplear combinaciones de colores que resulten alentadoras y promuevan el mantenerse despierto. Los espacios de un solo color y una sola tonalidad, por ejemplo, no consiguen este oobjetivo.