Sin cobertura médica

Cubrir a todas las personas indocumentadas y sin seguro de este tipo costaría alrededor 3 billones de dólares, indican

Agencias
jueves, 25 abril 2019 | 15:50
Archivo

Los Ángeles – Eduardo Contreras pensó que finalmente este año lograría alcanzar cierta tranquilidad económica. Hasta entonces, su familia había tenido dificultades para salir adelante con un ingreso familiar de aproximadamente 50 mil dólares. Pero después Contreras obtuvo un nuevo trabajo como cocinero en una bodega, con mejor paga y un horario más extenso. Para el 2019, él y su esposa, que trabaja como mucama en un hotel, esperan percibir un ingreso anual de 80 mil dólares. Debido a que el ingreso familiar aumentó más del 50 por ciento, la familia Contreras esperaba lograr cierto alivio a la presión económica que venía soportando.

Pero cuando este hombre de 46 años, residente del Condado Orange, recibió la prima mensual de su seguro de salud, se llevó una sorpresa: el monto de la prima ascendía a mil 45 dólares, lo que representaba un aumento de casi 700 dólares. En parte, esto se debe a que su esposa —que no había tenido ningún tipo de cobertura previa— ahora tenía problemas de salud y necesitaba contar con seguro de salud. Los Contreras pudieron apelar al programa Covered California, el mercado de seguros médicos de California para aquellas personas sin cobertura ofrecida por el empleador, y lograron reducir la prima a un monto aproximado de 951 dólares luego del subsidio. Hasta la fecha han podido pagar la factura mensual, pero Contreras considera que esta carga puede volverse inviable para su familia.

Sus dos hijos, de 22 y 17 años, reciben cobertura por separado a través de Medi-Cal, el programa de Medicaid en California.

Entre el alquiler, la cuota del automóvil, los costos universitarios del hijo mayor y otros gatos, Contreras no sabe cómo podrá seguir pagando las primas todos los meses. Ni él ni su esposa cuentan con planes de salud ofrecidos por sus empleadores. Como residentes legales, los Contreras tienen derecho a obtener cobertura de salud a través de Covered California, pero esto no les servirá de mucha ayuda si no pueden continuar pagando las primas.

“Siento que estoy atrapado en un círculo vicioso”, señala. “Nos pasamos la vida entera trabajando para ganar más dinero. Pero cuando logramos ganar más, eso se convierte en un problema”.

Las nuevas leyes podrían ayudar a aliviar su situación.

Este año se han presentado 22 proyectos de ley para la consideración de la Asamblea Legislativa Estatal. Dichos proyectos buscan lograr que la cobertura de salud sea más asequible y accesible para todos. Es casi una certeza que algunos de estos proyectos serán aprobados. De todos modos, si bien todos los proyectos de ley están orientados en la misma dirección, tienen visiones contrapuestas sobre cómo debería ser la expansión del cuidado de la salud en 2019.

El gobernador Gavin Newsom presentó en enero sus propuestas, las que ahora forman parte de varias disposiciones legislativas. Estas disposiciones incluyen establecer una multa individual a personas que no cuenten con cobertura de salud. Esta multa sustituiría el mandato federal que fue revocado cuando el Congreso promulgó la reforma impositiva.

Según la propuesta, los fondos recaudados por dicha multa se emplearían para reducir las primas de los seguros de salud y hacerlas más asequibles a los ingresos de clase media, como el caso de la familia Contreras. Newsom también desea ampliar la cobertura Medi-Cal a los adultos inmigrantes menores de 26 años con ingresos muy bajos pero que al ser indocumentados no tienen derecho a recibir cobertura de salud bajo la Ley de Salud Asequible.

Mientras tanto, algunos legisladores han presentado proyectos de ley con expansiones mucho más amplias. Una de las principales propuestas, que forma parte de dos proyectos de ley presentados este año, ampliaría la cobertura de Medi-Cal a todos los adultos indocumentados cuyos ingresos son lo suficientemente bajos como para cumplir con los requisitos.


Cobertura para todos


Noé Páramo, defensor legislativo de la Fundación de Asistencia Legal Rural de California, y miembro de la coalición Care4All California, afirmó que permitir que todos los californianos sean aptos para recibir Medi-Cal, sin importar su condición migratoria, ayudaría al estado a mantener a su población más sana a largo plazo. Sería un cambio significativo para sus usuarios, señaló, especialmente para los trabajadores agrícolas.

“Van a trabajar todos los días sin cobertura de salud y ante cualquier lesión que les ocurra o un caso de enfermedad, ellos son los que pagan las consecuencias”, señaló. “Como californianos podemos hacer algo mejor. Necesitamos dar nuestro apoyo a esta medida”.

El concepto de pagador único —un plan de salud gubernamental para todos los californianos— no es un concepto que esté sobre la mesa, aunque Newsom ha dicho en varias oportunidades que desea que el estado dé pasos en esa dirección.

Pero todo tiene su costo. Si bien Newsom anhela mejorar los programas de salud, el portavoz del Departamento de Finanzas, H. D.  Palmer señala que históricamente el estado ha tenido que recortar los ambiciosos planes de salud cuando la financiación se evaporó, como ocurrió durante la recesión de 2008 o la caída de las “punto com” en el año 2000.

“El gobernador es consciente de que no queremos entrar en una dinámica de altibajos en la que luego haya que recortar la ampliación de los programas. Es por eso que el gobernador ha demostrado mucha cautela en lo que respecta a la ampliación de programas”, afirma Palmer.


En contra de la ampliación


No todos apoyan el deseo del estado por ampliar la cobertura. Sally Pipes, presidenta del Pacific Research Institute, una organización conservadora de California, criticó esta iniciativa legislativa.

“A mí me resulta extremadamente preocupante”, dijo. “Estas medidas son, en mi opinión, los primeros pasos para permitir que el gobierno tome el control de los cuidados de salud”.

Se espera que el debate sobre los proyectos de ley se centre en las prioridades, como ampliar la cobertura a la mayor cantidad posible de adultos indocumentados o lograr que los planes sean más asequibles para la clase media, señaló el miembro de la Asamblea Legislativa Jim Wood, demócrata de Santa Rosa, que preside el Comité de Salud de la Asamblea Legislativa.  La visión de Newsom incluye ambos componentes, pero se inclina más hacia ayudar a la clase media, una visión que se refleja en el proyecto de ley presentado por Wood.

“En un mundo ideal, no deberíamos tener que elegir, ya que ambos grupos están teniendo dificultades”, afirmó. “En última instancia, dependerá de la voluntad de la Asamblea Legislativa y de los recursos disponibles”.


Propuestas de ley


El proyecto de ley AB 174, presentado por Wood en la Asamblea Legislativa, busca establecer un crédito impositivo a partir de 2020 para aquellas personas que perciban ingresos situados entre el 400 y el 600 por ciento de la línea de pobreza federal y adquieran cobertura médica a través del mercado de seguros de salud Covered California.

El proyecto de ley en el Senado presentado por el senador Richard Pan, demócrata de Sacramento, también busca hacer más asequibles los planes en el mercado de seguros de salud al establecer límites sobre cuánto deben contribuir los consumidores a las primas, además de subsidiar los copagos y deducibles para aquellas personas con ingresos entre el 200 y el 400 por ciento del nivel de pobreza.

En el caso de una familia de dos integrantes, el 400 por ciento de la línea de pobreza federal representa un ingreso familiar de 65 mil 840 dólares o 100 mil 400 dólares para una familia de cuatro integrantes. Esto significa que si una familia percibe más de 65 mil 840 dólares al año, no cumplirá con los requisitos para recibir los subsidios al comprar un plan a través de Covered California.

En el caso de los Contreras, dos personas que reciben ingresos de 80 mil dólares, no cumplirán con los requisitos para recibir los subsidios, según el proyecto de ley presentado. Sin embargo, podrían obtener una deducción impositiva considerable que los ayude a pagar las cuotas mensuales del seguro de salud.

Si se aprueban las propuestas para ayudar a todos los adultos indocumentados, pero no se aprueban aquellas que podrían ayudar a la clase media, la familia deberá pagar primas más altas.

No obstante, la vida de Teresa Nava en el Condado Orange cambiaría para mejor.

Nava, de 51 años, que vive en el país ilegalmente desde 1995, acude a las clínicas de bajo costo para atender la mayoría de sus necesidades médicas. También cuenta con Medi-Cal para casos de emergencia, un programa limitado a problemas repentinos o afecciones graves e inesperadas que requieran atención inmediata.

“Durante muchos años iba de una clínica a otra para cuidar de mi salud”, señala Nava. “Si pudiera obtener Medi-Cal sería un gran alivio para mí”.

Nava, empleada doméstica, llegó desde México en 1995. Sus cuatro hijos ahora tienen 28, 20, 19 y 14 años respectivamente. Todos tienen cobertura de salud a través de Medi-Cal o sus empleadores.

Daniel Zingale, jefe de estrategia del Gobernador, señaló que cumplir con el sueño de Nava de obtener cobertura total a través de Medi-Cal sería una propuesta muy costosa.

“Cubrir a todas las personas indocumentadas y sin cobertura costaría alrededor de 3,000,000,000 de dólares (al año)”, señaló. Debido a la necesidad de ejercer prudencia fiscal, afirmó, las propuestas del gobernador son pasos para continuar acercándonos a esa meta.


Californianos sin cobertura médica


California tiene unos tres millones de residentes sin cobertura, una cifra que incluye a aquellos que cuentan con uso limitado de Medi-Cal para casos de emergencia, según las cifras y datos estadísticos del Censo de Estados Unidos 2017 proporcionados por el Centro Laboral de UC Berkeley. Esa cifra representa un descenso significativo en comparación con el 17 por ciento registrado en 2013 que representaba la cantidad de personas sin cobertura de salud.Gran parte de esta caída se atribuyó a la expansión de Medi-Cal prevista en la Ley de Salud Asequible. Alrededor de 13 millones de personas que perciben muy bajos ingresos reciben cobertura a través de este programa.

Existen algunas maneras en que el estado puede pagar para ampliar la cobertura, señaló Scott Graves, director de investigación para el Centro de Presupuesto y Política de California, una organización no partidaria. Los legisladores podrían emplear los ingresos del fondo general sin ningún aumento impositivo, como lo hicieron en 2016 cuando ampliaron la cobertura de Medi-Cal a los niños menores indocumentados.

O podrían recurrir a las fuentes de ingresos que generalmente aumentan con el tiempo, como el impuesto a la renta individual, el impuesto a las ventas o el impuesto a las corporaciones. Las fuentes de ingresos que decaen con el tiempo, como los impuestos al tabaco, son menos eficaces a la hora de financiar costos sostenidos, afirmó.

Conforme a la Oficina de Análisis Legislativo, el fondo general puede absorber alrededor de 3 billones dólares en nuevos gastos sostenidos antes de que se genere un déficit. El presupuesto que el gobernador propuso en enero incluye 2 billones 700 mil dólares en esta categoría.

Tanto Zingale como Wood consideran que si bien las fuerzas parecen estar alineadas este año para que puedan aprobarse algunos proyectos de ley significativos, esto deberá realizarse en pequeños pasos.

Wood no es optimista en lo pertinente a lograr cobertura de salud de pagador único en el futuro cercano.

“Hasta que tengamos una administración federal que esté dispuesta a trabajar con nosotros, será imposible lograr cobertura de salud de pagador único”, señaló Wood.