'Mal del puerco': las razones y alimentos que lo provocan

Es una reacción natural del cuerpo como respuesta a digestiones pesadas, derivadas de un alto consumo de azúcares, carbohidratos y grasas saturadas

Agencias
viernes, 04 octubre 2019 | 16:24
Agencias

Los Ángeles – Sin duda te ha sucedido alguna vez en la vida el famoso “mal del puerco” es un término coloquial para referirse a digestiones pesadas, incómodas y lentas, normalmente detienen el funcionamiento del organismo minutos después debido a una sobre carga de alimentos. El principal síntoma de este molesto episodio es un sueño incontrolable, existen varias razones aunque se dice que una de las más conocidas se debe a que la sangre del organismo se concentra en el estómago para lograr digerir y absorber los alimentos; debido a esto el cerebro se queda sin sangre y se provoca una somnolencia intensa, publicó La Opinión.

Existe otra teoría que han explorado diversos investigadores que indica como causa principal un proceso fisiológico llamado sueño postprandial y se refiere al los síntomas que presenta el cuerpo después de comer pesado, se destacan síntomas como pesadez en el cuerpo, poca concentración y hasta confusión.

Para entender realmente las causas del “mal del puerco” es importante entender las transformaciones químicas por las que pasa el cuerpo durante la digestión, para poder digerir los alimentos y absorber los nutrientes.

La glucosa es uno de estos nutrientes, la cual es vital para proporcionar energía a todas las células del organismo; cuando terminamos de comer la glucosa aumenta sus niveles en la sangre y es transportada a diferentes partes del cuerpo, también en el cerebro. Esta acción hace que se suprima la producción de hipocretina, esta sustancia es la responsable de mantenernos despiertos y cuando falta disminuye las funciones cognitivas, causa estrés y mal humor.

Alimentos que provocan el 'mal del puerco'

Existen alimentos que son los principales responsables del mal del puerco, no todos lo provocan; entre los principales se encuentran:

- Comida rica en carbohidratos: Principalmente aquellos que están elaborados con azúcares añadidos como: alimentos empacados y refinados, pan dulce, postres, golosinas, bebidas carbonatadas, todo tipo de refrescos y jarabes espesos. Este tipo de alimentos representan calorías vacías, no contienen nutrientes ni aporte en vitaminas, minerales y fibra.

– Grasas saturadas: El consumo de grasas saturadas tiene consecuencias realmente negativas para el organismo, ya que eleva los niveles de colesterol malo, triglicéridos, glucosa en sangre y aumenta significativamente el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, sobrepeso y obesidad.

Los encontrarás principalmente en las comidas rápidas, procesadas y alimentos de origen animal como cortes de carne grasosos, comidas fritas, embutidos, quesos madurados, leche entera, chocolate, mantequilla, margarina, manteca de cerdo, entre otros.

Como complemento a las especificaciones en cuestiones alimentarias, es importante realizar actividad física y evitar llevar una vida sedentaria procura caminar o activarte después de comer. Integra la ingesta de tés e infusiones naturales, como manzanilla, limón, anís y menta, que ayudan a mejorar la digestión y aceleran el tránsito intestinal.