Fabricará Lego bloques con 'braille'

Tendrán puntos en relieve y letras escritas, lo que permitirá a niños invidentes y videntes jugar juntos

The New York Times
jueves, 02 mayo 2019 | 14:03
The New York Times

Nueva York – Cuando la hija menor de Carlton Cook Walker presentó problemas de salud que le provocaron una ceguera casi total, Carlton sabía que quería que su hija aprendiera braille. Pero la escuela a la que asistía, en una zona rural del centro de Pensilvania, se mostró renuente. Una maestra señaló que la niña, quien apenas estaba en preescolar, aún podía leer textos impresos, siempre y cuando la tipografía estuviera a 72 puntos y se alejara el texto varios centímetros de su rostro.

“Le dije: ‘¿Y qué va a pasar cuando esté en el bachillerato? ¿Así cómo va a leer a Dickens?’”, recordó Cook Walker, cuya hija, Anna, ahora tiene 18 años. “La respuesta de la maestra hizo que me dieran escalofríos: ‘Ah, solo usará audios’”.

Así que Cook Walker puso manos a la obra. Además de abogar de manera exitosa a favor de que se incluyera el sistema braille en la escuela de su hija, compró libros usados para niños, estampó en relieve los puntos del braille junto al texto y los volvió a encuadernar. De esta manera le enseñó a leer a Anna con las historias de Los Osos Berenstain y Clifford, el gran perro rojo.

Se está emprendiendo un nuevo esfuerzo para sortear retos como este y ayudar a niños invidentes y con deficiencias visuales para que aprendan a leer de manera más natural el braille, un sistema de lectoescritura basado en distintas configuraciones de seis pequeños puntos en relieve que las personas invidentes usan para leer con la yema de sus dedos. Ahora asumirá la forma de un juguete predilecto de la infancia: los bloques de Lego.

La semana pasada, la Fundación Lego, financiada por Grupo Lego, la compañía danesa de juguetes que fabrica dichos ladrillos, anunció un nuevo proyecto que reutilizará como puntos de braille las conocidas protuberancias que están sobre los ladrillos. Además, puesto que los ladrillos también serán grabados con la letra, número o signo de puntuación correspondiente, tanto niños invidentes como los que ven bien podrán jugar con ellos. El proyecto, llamado Lego Braille Bricks (Ladrillos Lego en Braille), está en su fase piloto y se espera que se lance al mercado en colaboración con escuelas y asociaciones para personas invidentes en 2020.

“Cuando tienen un Lego en sus manos, es algo intuitivo para ellos”, dijo Diana Ringe Krogh, quien supervisa el proyecto a nombre de la Fundación Lego. “Aprenden braille casi sin darse cuenta de que están aprendiendo. Realmente es un método de aprendizaje lúdico”.

Los promotores afirman que el producto podría transformar el proceso de lectura para los niños con deficiencias visuales y haría que la experiencia del braille sea más inclusiva y se ayude a combatir lo que se ha llamado “una crisis de alfabetización del braille”. A pesar de que los estudios han sido pocos, algunos cálculos indican que tan solo el diez por ciento de los niños invidentes en Estados Unidos aprende a leer braille, a pesar de que la lectura táctil está asociada con mejores resultados laborales en la edad adulta. En 2017, menos de la mitad de los adultos con deficiencias visuales tenían empleo, según un informe sobre discapacidades de la Universidad Cornell.

El braille, que antes se enseñaba mucho en las escuelas para niños invidentes, ha caído en desuso a partir de la década de los setenta, cuando la ley empezó a exigir a las escuelas públicas que les dieran la misma educación a los niños con discapacidades. Los niños invidentes podían estar en el salón con sus compañeros videntes, pero las escuelas tradicionales, que favorecían a las personas no ciegas y contaban con pocos maestros disponibles, con frecuencia presionaban a los niños que aún podían ver algo a depender de la letra impresa magnificada. Además, una explosión de tecnologías accesibles, como audiolibros, aplicaciones y lectores de pantalla, ha fortalecido la dependencia en el audio, que los promotores afirman no puede enseñar con eficacia habilidades esenciales como la ortografía y la gramática, ni qué decir de las matemáticas complejas.

“El audio te puede dar información, pero no alfabetizarte”, sostuvo Chris Danielsen, vocero de la Federación Nacional de los Ciegos, que ofrece programas de verano para enseñar braille por medio de actividades dinámicas.

Ahora, los niños con frecuencia aprenden a escribir por medio de un aparato pesado que parece una máquina de escribir, pero es estorboso y los puede diferenciar de sus amigos en la guardería y escuela, de acuerdo con Thorkild Olesen, presidente de la Asociación Danesa de los Ciegos. La primera vez que su organización sugirió a Lego la idea de los bloques con puntos de braille fue en 2011, seguida por la Fundación Dorina Nowill para los Ciegos en Brasil, que le propuso la idea de manera independiente en 2017.

“Muchos niños invidentes dejan de estudiar braille o ni siquiera lo aprenden en primer lugar”, dijo Olesen en una declaración.

Ha habido intentos para hacer más atractiva la idea de aprender braille, como ladrillos con el abecedario y tarjetas para jugar UNO. Pero los bloques de Lego, que de entrada cuentan con un atractivo general y ofrecen la oportunidad de jugar con las palabras, o incluso improvisar un juego de Scrabble, parecen crear un interés único.

“No conozco ningún otro esfuerzo que combine el aprendizaje con el juego de una manera tan íntegra como los ladrillos de Lego con braille”, afirmó Olesen.

Los bloques con braille han sido probados en escuelas y centros comunitarios en Brasil, Dinamarca, Noruega y el Reino Unido. Además, en el otoño, el programa piloto se expandirá a Alemania, Francia, México y Estados Unidos, de acuerdo con la Fundación Lego.

Después de recibir retroalimentación, Lego sacará los ladrillos con braille el próximo año, dijo la fundación. Los paquetes de Lego serán gratuitos para los niños por medio de asociaciones de invidentes y escuelas.