Texas

Tras ser despedido, cometió la masacre

El tirador de Odessa fue identificado por las autoridades como Seth Aaron Ator, quien trabajaba como camionero

The New York Times
lunes, 02 septiembre 2019 | 10:11
Agencias

Odessa – El hombre de 36 años que aterrorizó a dos ciudades del oeste de Texas con un arma de asalto el sábado, había sido despedido de su trabajo como camionero unas horas antes de que dirigiera a las autoridades en una caótica persecución a alta velocidad que terminó con su muerte y la de otras siete personas.

A lo largo de un tramo de 15 millas entre las ciudades hermanas de Midland y Odessa, las secuelas de la embestida del pistolero, que disparó indiscriminadamente contra automovilistas y oficiales de Policía con un rifle estilo AR-15 mientras conducía, contrastaron con el típicamente sereno y polvoriento paisaje rural de la región.

El domingo las autoridades continuaron recolectando evidencia de más de 15 escenas del crimen diseminadas a lo largo de carreteras, concesionarios de automóviles y centros comerciales, marcadas con cinta policial, autos acribillados y una camioneta del Servicio Postal destrozada que el pistolero había secuestrado. 

Las autoridades inicialmente se negaron a nombrar al pistolero el domingo, no queriendo darle “ninguna notoriedad por lo que hizo”, dijo Michael Gerke, jefe de Policía de Odessa. Pero luego emitieron una declaración que lo identifica como Seth Aaron Ator, de Odessa.

Los agentes de Policía dispararon y mataron a Ator en el estacionamiento de una sala de cine en Odessa, poniendo fin a una masacre que comenzó después de que las autoridades intentaron detenerlo por no indicar un giro a la izquierda. 

Sólo un arresto previo

Si bien el hombre armado en el último ataque tenía antecedentes penales, no hubo órdenes de arresto contra él cuando la Policía intentó detenerlo el sábado por la tarde, dijo Gerke. Ator había sido arrestado en agosto de 2001 en el Condado de McLennan, cerca de Waco, por cargos de delito de allanamiento y evasión, según los registros estatales.

“Es un tipo diferente de tirador activo en el que estábamos involucrados, porque era móvil, y eso crea un tipo muy especial de problemas”, dijo Gerke.

El pistolero se alejó rápidamente de los policías estatales que habían intentado detenerlo, y luego secuestró una camioneta del Servicio Postal, mató a su conductora y comenzó a disparar a las personas al azar mientras conducía. 

En el video de un teléfono celular de testigos que capturaron los momentos finales de la masacre, la camioneta postal aparece a la vista y se estrella contra un crucero policial fuera del cine en Odessa. Le siguió un estallido de disparos cuando los oficiales, que habían estado persiguiendo la furgoneta salieron corriendo y dispararon al pistolero, que parecía estar todavía dentro del vehículo.

Entre 15 y 57 años

Las autoridades dijeron el domingo que las siete personas muertas en el ataque tenían entre 15 y 57 años, incluida Mary Granados, de 29 años, conductora de la furgoneta postal. 

Un total de 22 personas resultaron heridas, dijeron las autoridades, incluidos tres agentes de la ley y una niña de 17 meses que se recuperaba el domingo de heridas que incluían un fragmento de bala en el pecho.

Recuerdan El Paso

El ataque del sábado provocó pánico y miedo durante horas en todo el Oeste de Texas, a cientos de millas de la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, donde cuatro semanas antes un hombre armado había matado a 22 personas en un Walmart en un ataque contra hispanos.

El domingo por la tarde, agentes federales ejecutaron una orden de allanamiento en lo que parecía ser la residencia de Ator, en un área remota de casas móviles en el extremo occidental del Condado de Ector, que incluye a Odessa. Una vecina, Rocío Martínez, de 29 años, describió a Ator como un “solitario”, que a veces la asustaba porque siempre estaba disparando armas afuera.

“Aunque me siento mal por la situación, me siento tranquila al saber que fue asesinado”, dijo Martínez. 

Cómo ocurrió

Funcionarios locales y estatales dijeron que el tiroteo había comenzado a las 3:13 p.m. hora local el sábado con una parada de tráfico en la Interestatal 20, una arteria ocupada que conecta Midland y Odessa. Las autoridades dijeron que Ator conducía hacia el oeste en un automóvil dorado y estaba cerca del aeropuerto de Midland.

Antes de que su vehículo se detuviera por completo, el hombre armado apuntó con un rifle hacía la ventana trasera e hizo varios disparos contra los policías estatales, hiriendo a uno, dijo el Departamento de Seguridad Pública en un comunicado.

El pistolero luego condujo hacia el oeste hacía Odessa, disparando a una persona mientras se alejaba rápidamente en la Interestatal 20 y luego en East Loop 338, una carretera de conexión. 

El tiroteo continuó, y los cuerpos quedaron a su paso mientras el pistolero continuaba conduciendo, eventualmente se dirigió al estacionamiento del cine Cinergy en la autopista 191. Le disparó a un oficial de Policía de Odessa y un oficial de Policía de Midland antes de que los oficiales devolvieran el fuego y lo mataran, dijeron las autoridades.

Las evidencias

El domingo por la mañana, la camioneta blanca y el vehículo policial de Odessa permanecieron donde estaban cuando terminaron los disparos. Agentes de la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) estuvieron entre los oficiales que examinaron la escena del crimen el domingo.

Christopher H. Combs, el agente especial a cargo de la oficina del FBI en San Antonio, dijo que el tiroteo no estaba relacionado con el terrorismo nacional o internacional.

Combs y el gobernador Greg Abbott, quienes hablaron en la conferencia de prensa el domingo, expresaron tristeza, frustración y una especie de agotamiento por la serie de tiroteos masivos en Texas en los últimos años. 

“Estoy desconsolado por el llanto de la gente del estado de Texas”, dijo el gobernador. “Estoy cansado de la muerte de la gente del estado de Texas. Demasiados tejanos están de luto. Demasiados tejanos han perdido la vida”.

Permanecen en el hospital

Más de una docena de personas heridas en el tiroteo seguían siendo tratadas en los hospitales el domingo. El oficial del Estado herido estaba grave pero estable, y los médicos optimistas de que se recuperaría por completo, dijeron las autoridades. Los dos policías de Midland y Odessa estaban en condición estable.