California

Trabajadores indocumentados piden protección ante posibles redadas de ICE

Los operativos para detener y deportar a inmigrantes han generado incertidumbre en miles de personas

Agencias
viernes, 28 junio 2019 | 16:09
Archivo

Los Ángeles – Los anuncios de posibles redadas para detener y deportar a personas indocumentadas en Estados Unidos han generado incertidumbre en miles de personas en California, reportó La Opinión.

El gobernador de estatal, Gavin Newsom, ha manifestado en contadas ocasiones su compromiso para ayudar a quienes pueden ser objetivo de dichos operativos, y ha recordado que la prosperidad del Estado Dorado se debe en gran parte al trabajo de millones de inmigrantes.

Activistas del sur de California pidieron este viernes al gobernador que proteja de la amenaza de las redadas hechas por agencias federales de inmigración a los trabajadores del campo indocumentados.

Lideradas por la Coalición 4 de julio, varias organizaciones locales pidieron a Newsom “que proteja los derechos legales y laborales de los trabajadores agrícolas indocumentados”, luego de posibles redadas y deportaciones masivas que estudia el presidente Donald Trump.

“La comunidad está muy inquieta y especialmente los trabajadores agrícolas. Ellos no quieren ir a trabajar por el temor de que puedan ser detenidos”, dijo Alicia Flores, directora del Centro de Juventud y Familia La Hermandad Hank Lacayo, y una de las portavoces de la coalición.

Flores puso de relieve que llamamientos como el de hoy “son importantes pues reflejan el sentir de muchas personas y son una voz para aquellos que sufren la presión de estas acciones”.

Flores señaló que en la localidad de Oxnard, en el Condado de Ventura, en ocasiones anteriores han habido “redadas y los agentes de ICE estaban por las calles deteniendo a las personas cuando iban hacia su trabajo en el campo”.

Luego de una manifestación frente a las oficinas de ICE en Camarillo, las redadas se suspendieron, recordó.

Los activistas pidieron al gobernador Newsom y a las autoridades locales que se mantengan fieles a la ley que declara a California un “estado santuario” para indocumentados y, por tanto, no participen en las acciones planeadas por las autoridades federales.