California

Reinado de terror de la MS-13 horroriza a San Fernando Valley

La banda centroamericana echó raíces en Los Ángeles en la década de los 80s.

Agencias
sábado, 20 julio 2019 | 13:08
Agencias

San Fernando Valley – Brayan Andino no era la clase de chico que salía a algún lugar sin decírselo a su madre.

Entonces, cuando el joven de 16 años no regresó a casa al salir de la escuela en octubre del 2017, Doris Andino buscó de inmediato la computadora de su hijo. Encontró mensajes para concertar una reunión con una chica en el parque Lake Balboa, pero cuando llegó allí, su hijo no estaba en ninguna parte, publicó Los Angeles Times.

Para la medianoche, ella había informado a la policía que Brayan estaba desaparecido. A la mañana siguiente, la madre se dirigió a la Escuela Preparatoria Panorama, con la esperanza de que las cámaras de vigilancia pudieran ofrecer una pista. Pero los dispositivos estaban rotos.

Su mente vagó a un lugar oscuro.

“Hay mucha maldad por ahí", dijo Doris. “Seguí pensando lo peor”.

Sus instintos pronto se demostrarían correctos de una manera espantosa. La policía dijo que la chica que envió un mensaje a Brayan estaba afiliada a la banda de Fulton de la pandilla MS-13, y le habían puesto una trampa.

Horas después de su desaparición, Brayan fue golpeado y apuñalado hasta la muerte por miembros de la pandilla, quienes dejaron los restos del adolescente en un cañón, alegan los fiscales.

El asesinato fue uno de varios homicidios detallados en una acusación federal revelada esta semana que las autoridades dicen es un sombrío recordatorio de las tácticas sangrientas de MS-13, incluso cuando la influencia de la pandilla ha disminuido un poco en el sur de California.

La acusación describe un reino de terror, al que un fiscal nombró de “medieval”, llevada a cabo por una sección de la pandilla en partes de San Fernando Valley. Incluía denuncias de asesinatos rituales que involucraban desmembramiento con machetes por parte de la banda centroamericana que echó raíces en Los Ángeles en la década de 1980.

En los vecindarios de la clase trabajadora de San Fernando, donde presuntamente operaba la banda, los residentes se sorprendieron por la brutalidad, pero dijeron que habían visto señales de aumento en la actividad de pandillas, incluido más graffiti. Esto los llevó a preguntarse si era el comienzo de una nueva ola de violencia.

“Los miembros de las pandillas por lo general sólo se disparan entre sí, pero ahora están sacándole los corazones a las personas”, dijo Doris Andino, secándose las lágrimas al recordar la muerte de su hijo. “Es horrible, da miedo”.

Los fiscales dijeron el martes que la pandilla de Fulton había estado vinculada a siete asesinatos en el área de Los Ángeles desde el 2017, muchos de los cuales terminaron con partes de cuerpos dispersas en la montaña y áreas remotas. La mayoría de los homicidios fueron el resultado de una nueva regla que exige que los prospectos de formar parte de la banda quiten una vida para poder ingresar al grupo, según los investigadores.