Preocupa a votantes que candidatos demócratas no aborden tema de seguridad fronteriza

Hay quien teme que puedan adoptar la única estrategia que podría desalentar más al electorado

Agencias
viernes, 26 abril 2019 | 12:27
AP

Los Ángeles – Pocos temas les dan a los demócratas la certeza de tener la ventaja contra el presidente Trump que el de la seguridad en la frontera: sus planes para construir muros, separar a las familias inmigrantes y castigar a los solicitantes de asilo han alejado a los votantes desde que asumió el cargo, publicó el rotativo LA Times.

Sin embargo, algunos demócratas temen que sus candidatos presidenciales puedan adoptar la única estrategia que podría desalentar más a los votantes incluso que el énfasis de Trump en la deportación -ignorar por completo los temores de los estadounidenses sobre las fronteras porosas.

La renuencia de los candidatos demócratas a enfrentar los desafíos de la ley y el orden en la frontera tiene a algunos de los operadores políticos y activistas experimentados del partido temiendo una trampa.

"Si los demócratas no cambian su discurso sobre esto, Trump los aplastará", dijo Jeff Faux, cofundador del Instituto de Política Económica, un grupo de expertos apoyado por sindicatos. "Tienen que comenzar a lidiar con esto y convencer a las personas de que son fronteras seguras".

Una sección ideológicamente diversa de los miembros del partido comparte el temor de Faux y advirtió a los candidatos que resistan la presión de los activistas sobre temas de inmigración para despenalizar los cruces no autorizados de fronteras, la aplicación de la ley fronteriza y descartar algunas cercas existentes.


Blanco en común


Todos los aspirantes demócratas han apuntado a las políticas de Trump, especialmente la separación familiar y el muro fronterizo. Pero la mayoría de ellos no tienen un plan claro de seguridad fronteriza.

Algunos han aceptado los llamamientos para abolir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, una propuesta de la izquierda del partido que Trump ha calificado como un abandono de la aplicación de la ley. Algunos hablan de un Plan Marshall de ayuda expandida a Centroamérica, una idea que gana el reconocimiento de los académicos como una política a largo plazo, pero que haría poco para enfrentar la aglomeración de la gente en este momento.

"Trump, puede no tener la respuesta en la mente de la gente, pero los republicanos al menos reconocen que hay un problema", dijo un veterano encuestador demócrata afiliado a uno de los candidatos presidenciales que habló bajo condición de anonimato. "Los candidatos demócratas no lo hacen. Al parecer tienen miedo de fallar algún tipo de prueba de fuego, cuando ni siquiera la hay".

"Si los votantes perciben que estamos a favor de las fronteras abiertas, eso es un gran problema".

Algunos demócratas disputan que el partido corre un riesgo significativo en el tema. Las políticas de Trump ofenden a tantos estadounidenses que la decisión política es mantener el enfoque en la forma en que ha lastimado a las familias, dicen.

"No creo que nos arriesguemos a perder a votantes", dijo la congresista Pramila Jayapal (D-Wash.), copresidenta del Caucus Progresista de la Cámara de Representantes. "Hay muchas personas que pueden haberse cambiado al lado demócrata en las elecciones de 2018 porque no pudieron soportar la crueldad que surgió en los discursos sobre la inmigración".

"Trump está juzgando mal lo que el pueblo estadounidense tolerará en torno a este tema", dijo.


Estrategia


Y, de hecho, Trump hizo grandes esfuerzos para utilizar los temores sobre la inmigración para reunir a los partidarios de su lado en la elección de mitad de período de 2018. Sus advertencias sobre las "caravanas" de inmigrantes que se dirigían al norte a través de México no pudieron evitar que su partido perdiera la mayoría en la Cámara.

Los legisladores de izquierda del partido que iniciaron el movimiento para poner fin a ICE están pidiendo a los candidatos que desarrollen políticas de inmigración que den prioridad a la protección de los derechos civiles, el procesamiento de solicitudes de asilo más rápidamente y la despenalización de los cruces no autorizados.

Sin embargo, las elecciones de medio término a menudo no proporcionan un gran pronóstico de las contiendas presidenciales y las encuestas indican una preocupación pública sobre el tema. Una encuesta de Gallup publicada en febrero mostró que el 47% de los encuestados dijo que un gran número de inmigrantes que ingresan ilegalmente a Estados Unidos ahora representan una "amenaza crítica" para los intereses nacionales. Eso fue un aumento de ocho puntos desde el año pasado.

En una encuesta realizada por la Universidad de Quinnipiac en julio pasado, la mitad de los votantes dijo que creía que el presidente es racista, pero un grupo más grande, el 60%, dijo que creía que los demócratas estaban más interesados en explotar los temas de inmigración para obtener beneficios políticos que en encontrar soluciones reales.

"Las estrategias que los candidatos están usando ahora deben actualizarse", dijo Frank Sharry, fundador y director ejecutivo de America's Voice, un grupo de derechos de los inmigrantes. "Necesitan tener una estrategia más clara para lo que está sucediendo en la frontera hoy y un enfoque actualizado de cómo tenemos un sistema de inmigración del siglo XXI que combina los valores de la mayoría proinmigrante y la demanda legítima de que el gobierno logre un mejor control de lo que está pasando".

"Es un desafío para los demócratas", dijo. "Tratar a los inmigrantes y las minorías de manera justa se ha convertido en una prioridad cada vez mayor para la base progresista. No pueden hablar como los republicanos, pero deben entender que a muchas personas si les interesa escuchar a un candidato hablar sobre controles responsables y cumplimiento justo, además de que serán mucho más generosos con los refugiados e inmigrantes".


Detenciones


Los funcionarios detuvieron a más de 103 mil inmigrantes en la frontera sur el mes pasado. Aún están muy por debajo de los niveles alcanzados durante las administraciones de Clinton y George W. Bush, pero es más del doble que el año pasado. Se proyecta que los números sigan aumentando. Como las políticas de tolerancia cero de Trump no han logrado detener la marea, el presidente está culpando cada vez más a los demócratas por socavar sus esfuerzos.

La tendencia de los candidatos demócratas a irritarse incluso con el uso de la palabra "crisis" para describir la situación en la frontera preocupa a algunos ex funcionarios.

"El país no está contento con lo que está pasando en la frontera", dijo John Sandweg, quien se desempeñó como director interino de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos durante la administración de Obama. "Es legítimo decir que es insostenible. El Departamento de Seguridad Nacional está abrumado con los números. Hay un retraso asombroso en los tribunales de inmigración. Hay una crisis", dijo.

"Si estos números continúan, será visto por una franja más amplia de público como una preocupación", dijo Sandweg. "El DHS está tan abrumado que llegaría a un punto en el que muchos votantes verán esto como un problema grave".


Oposición


Trump no es sutil sobre las políticas sobre el tema. Dice públicamente que cree que la inmigración será un tema que lo defina, algo que puede usar para abrir una brecha entre los demócratas y los votantes económicamente ansiosos que pueden sentirse incómodos con el plan de Trump, pero incluso, menos cómodos con no tener ningún plan. En una reciente recaudación de fondos en Texas, se jactó de que los demócratas pagarían un precio en la urna electoral en 2020 por su política sobre la inmigración.

Mientras tanto, los aspirantes demócratas de 2020 descubrieron que la cobertura del tema es una apuesta primaria segura cuando intentan impresionar a una base demócrata que está enfurecida por los abusos a los derechos civiles documentados en la frontera y la demonización de los inmigrantes por parte del presidente. Están luchando para proyectar un desafío a las políticas de Trump y su esquematización de los inmigrantes como una crisis de seguridad nacional.

"Creo que nuestra frontera está más segura que nunca", dijo Julian Castro en CNN este mes. El senador Bernie Sanders, de Vermont, dijo este mes que se opone a las fronteras abiertas, pero cuando habló en detalle sobre la inmigración en un mitin reciente en Madison, Wisconsin, todos sus planes de política se enfocaron en aliviar las restricciones de inmigración, prometiendo "una política de frontera humana para los que buscan asilo". El senador de Nueva Jersey, Cory Booker, dijo lo mismo recientemente en "Face the Nation".

"Me gustaría derribar el muro", dijo el ex congresista Beto O'Rourke en febrero pasado durante una entrevista en MSNBC, refiriéndose a las cercas existentes en su ciudad natal de El Paso.

Y los siete senadores actuales entre los aspirantes de 2020 escribieron a sus colegas la semana pasada, instándolos a votar en contra de la solicitud de Trump de aumentar los fondos para ICE.

"No podemos respaldar la asignación de fondos que expandirían innecesariamente las políticas de aplicación de inmigración crueles de este gobierno, sus sistemas inhumanos de detención de inmigrantes o sus esfuerzos para construir el proyecto del presidente", dice la carta.

Los grupos centristas del partido, han advertido cada vez más a los candidatos que no deben prestar una atención desproporcionada a los activistas, quienes podrían no representar al votante promedio.

"Los demócratas deben tener cuidado de no dejarse atrapar por los Tuits de Trump y asegurarse de que están hablando con el electorado en general", dijo Lanae Erickson, vicepresidente senior de Third Way. "Necesitamos asegurarnos de que estamos reconociendo los matices de la política de inmigración y no sólo de demonizar a la gente que está tratando de hacer cumplir la ley".

Las preocupaciones se comparten más allá de la audiencia habitual.

"Los demócratas pueden descartar lo que consideran racista de Trump, y gran parte de eso lo es", dijo Faux. "Pero también gran parte de eso tiene resonancia entre los votantes... así que este es un gran dilema en la postura del Partido Demócrata y con el que Trump quiere demoler".