Texas

Permiten a solicitante de asilo con discapacidad esperar proceso legal en EU

La mujer y su familia no deberán permanecer en México

Agencias
viernes, 25 octubre 2019 | 16:35
Agencias

Brownville – La oficina de Aduana y Control Fronterizo (CBP) permitió este jueves que la familia de una mujer sorda compareciera y fuera puesta en libertad en Brownville, Texas. CBP respondió así a una advertencia del Proyecto texano de Derechos Civiles, que amenazó a la agencia con presentar una queja oficial si aplicaba ilegalmente la política ‘Quédate en México‘ a una persona sumamente vulnerable, publicó La Opinión.

La familia pidió que le sacaran del llamado ‘Protocolo de Protección al Migrante” ya que la discapacidad auditiva de la mujer de 29 años apenas le permite comunicarse sin la ayuda de su madre, según informó en un comunicado el despacho de abogados de la familia. Esta condición de vulnerabilidad está, en principio, categóricamente prohibida según establece las directrices de la ley.

Los abogados denuncian que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) había ordenado la vuelta de la familia a Matamoros, Tamulipas, México, sin previo aviso, justificación ni oportunidad de apelar. Por otro lado, denuncia el equipo legal de la familia, DHS violó sus propias regulaciones al no ofrecer intérprete, alguien que tomara notas o un teléfono accesible para personas con discapacidad.

La solicitante de asilo, identificada con las iniciales B.G.P. para proteger su identidad, fue separada de su familia en el interior del centro de detención y obligada a dormir en unas condiciones climáticas extremadamente frías. Al estar separada de su madre, la mjer apenas podía comunicarse.

Una vez en México, a donde enviaron a la familia sin entrevistarla previamente, los solicitantes de asilo no tuvieron acceso adecuado a comida ni medicinas. Denunciaron también que B.G.P. enfrentó amenazas de violencia y acoso debido a su discapacidad, género y estatus migratorio. El peligro se hizo más real aún cuando crearon un grupo de Facebook de personas que buscaban dar una golpiza a refugiados en México, como la familia de B.G.P.

“El sufrimiento causado a esta familia es consecuencia directa de la política ‘Quédate en México'”, dijo Carrie O’Connor del programa de Justicia Racial y Económica del Proyecto texano de Derechos Civiles. “Si no consideran lo suficientemente vulnerable a una persona que no se puede comunicar por sí misma […], esta protección es una farsa. Este caso es una prueba de que las personas vulnerables no estarán a salvo mientras dure [el programa] ‘Quédate en México'”.

Otros migrantes con condiciones similares de vulnerabilidad sí se han visto forzadas a permanecer en un país en el que sus vidas corren peligro. Entre estos solicitantes de asilo ignorados se encuentran niños, personas discapacitadas o miembros de la comunidad LGBTQ.

Desde que entró en vigor en enero, la política ‘Quédate en México’ ha mandado de vuelta al país vecino a más de 50 mil solicitantes de asilo. Allí se han registrado cientos de abusos a los derechos humanos, entre ellos 340 denuncias de violación, secuestro tortura y otros ataques violentos en contra de solicitantes de asilo.