California

Permaneció 28 años preso por crimen que no cometió, hasta que el culpable confesó

A pesar de que había evidencia que demostraba su inocencia, Bob Fenenbock estuvo encerrado por un error en el sistema penal

Agencias
miércoles, 28 agosto 2019 | 13:26
Agencias

Trinity – Un hombre fue condenado en 1991 por apuñalar fatalmente a un presunto abusador sexual de niños en el condado de Trinity, California, un crimen que no cometió, publicó La Opinión.

Bob Fenenbock fue exonerado de su condena el pasado 23 de agosto por un juez de la Corte Suprema del condado de Solano, después de pasar 28 años en una prisión estatal.

El hombre logró demostrar su inocencia tras descubrir y presentar nuevas evidencias entre las cuales se encontraba “la confesión del verdadero asesino”, según el comunicado del Proyecto de Inocencia del Norte de California (NCIP) organización que vela por llevar justicia a personas encarceladas erróneamente.

Fenenbock, un veterano de la fuerza militar, fue arrestado en octubre de 1991 por su supuesta participación en la muerte Gary Summar, de 37 años, en el bar Hawkins. El hombre fue apuñalado 70 veces y golpeado hasta morir por un “asaltante que pensó que estaba vengando el asalto sexual de la hija de cuatro años de su novia”, según el NCIP.

Summar fue hallado muerto y parcialmente enterrado. Tras las investigaciones de la policía, nueve personas fueron acusadas por el crimen, basados en el “testimonio de un niño de nueve años”, entre los cuales se encontraba Fenenbock, dijo el NCIP.

Poco después de la sentencia, Bernard MacCarlie, confesó que él había sido el único responsable de apuñalar a la víctima. “Explicó que había sido molestado cuando era niño y explotó cuando escuchó que Summar había abusado sexualmente de la niña que vivía con ellos”, según el comunicado.

MacCarlie fue condenado a cadena perpetua. Sin embargo, Fenenbock permaneció en prisión porque la confesión de MacCarlie no hizo parte del juicio de Fenenbock y por lo tanto era considerado “evidencia posterior a la sentencia”.

En el 2017 Fenenbock se enteró de la existencia de NCIP e hizo los trámites necesario para ser representado por la organización para comprobar su inocencia. Tras reabrir el caso y presentar la evidencia, Fenenbock fue dejado en libertad el 23 de agosto del 2019.

“Este caso muestra cuán fácilmente puede suceder una condena injusta y cuán difícil es solucionarla”, dijo el abogado principal de NCIP en este caso, Paige Kaneb.