Nacional

Otorgan a jornaleros millonaria compensación por queja laboral

Recibieron 2.2 millones de dólares de tres compañías agrícolas que operan en California y Arizona

Agencias
viernes, 14 junio 2019 | 12:18
Archivo

Yuma – Miles de trabajadores contratados con visa temporal recibieron una compensación de 2.2 millones de dólares de tres compañías agrícolas que operan en California y Arizona, en un acuerdo alcanzado entre las partes, en respuesta a queja laboral radicada en el vecino estado.

Naquana Borrero, directora de Desarrollo y Comunicaciones de la organización no lucrativa Servicios Legales de la Comunidad, dio a conocer que la queja se interpuso en la Corte Superior, en Monterey, California, alegando que los trabajadores agrícolas fueron engañados en sus salarios y obligados a viajar, sin la paga que estipula la ley en California, en vehículos del empleador durante varias horas al día.

La queja fue en contra las compañías Dole Fresh Vegetables, Inc., Taylor Farms California, Inc. y Foothill Packing, Inc., uno de los contratistas de trabajadores agrícolas más grandes en el oeste de Estados Unidos.

Los trabajadores alegaron, además, que fueron obligados a hacer trabajo preparatorio y ejercicio, antes de entrar a los campos, sin que ese tiempo les fuera pagado.

Las supuestas violaciones laborales habrían afectado a 11 trabajadores nombrados en la demanda y otros 3 mil 900 que fueron contratados por Foothill Packing para cosechar lechuga para Dole y Taylor Farms, en las temporadas agrícolas 2016, 2017 y 2018.

El acuerdo es el resultado del caso presentado por las organizaciones no lucrativas California Rural Legal Assistance Inc. (CRLA) y California Rural Legal Assistance Foundation (CRLAF), en conjunto con SLC.

La vocera de CLS en Phoenix, comentó que la queja fue interpuesta en California, pero tiene impacto en Arizona, donde los trabajadores fueron contratados.

“Los trabajadores vulnerables de H-2A vienen a los Estados Unidos con la esperanza de empleos mejor pagados, frecuentemente sus empleadores toman ventaja de ellos. Muchas de las veces estos trabajadores desconocen sus derechos y están aislados. Este acuerdo es un mensaje para los trabajadores y empleadores H-2A de que la ley protegerá a estos trabajadores contra el robo de salarios”, dijo en un comunicado Ana Vicente de Castro, abogada de CRLA en Salinas, California.

Se intentó obtener comentarios de representantes de las tres compañías señaladas en la queja, pero no hubo respuesta a las llamadas telefónicas.

Las organizaciones que los traslados de los trabajadores a los campos agrícolas, en vehículos de Foothill Packing, tomaban en promedio 1.5 horas, tiempo adicional que debió pagárseles en las tres temporadas.

Los trabajadores con visa H-2A son traídos por las compañías para suplir temporalmente la carencia de mano de obra agrícola.

Dichos trabajadores -se menciona en el comunicado- están protegidos por reglas laborales en materia de descansos, tiempo de viaje y protección de sombra; además del pago de un salario más alto en California.

Muchos trabajadores pueden trasladarse de un estado a otro en el mismo día para sus labores, y deberían ser beneficiados con las reglas de cada estado: “Frecuentemente, a los trabajadores agrícolas les resulta confuso conocer sus derechos, los cuales podrían cambiar en un solo turno, dependiendo en su ubicación.” dijo Amanda Caldwell, abogada de CLS, en el comunicado.

“Participé en esta demanda por mis derechos como persona, porque dejamos a nuestras familias con el sueño de obtener una vida mejor para ellos”, dijo Gustavo Ceja Alvaro, uno de los trabajadores agrícolas que se menciona en el caso.

“Estamos separados de nuestra familia y dejamos a nuestros hijos. Por lo tanto, (los empleadores) tienen que tratarnos de acuerdo con las leyes que exige el estado”, agregó Ceja en el documento.

Con la tendencia de crecimiento en el número de visas H-2A, y el riesgo de que aumente la incidencia de abusos de empleadores, las organizaciones afirman que esperan que este caso sirva para disuadirlos de participar en prácticas que violan la ley.