Florida

Otorgan $157 miillones a mujer que demandó a tabacalera

Interpuso la querella porque su esposo murió de enfermedad pulmonar

The Washington Post
viernes, 22 noviembre 2019 | 16:52
Agencias

Miami – Un jurado de Florida emitió un veredicto en donde le ordenaba a las empresas tabacaleras, Philip Morris y R.J. Reynolds, pagar 157 millones de dólares por haber causado la muerte de un hombre llamado Edward Caprio, según se informa en The Washington Post.

El esposo de Caprio, Bryan Rintoul, fue el que entabló la demanda después de que su pareja muriera de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en 2018.

Este padecimiento es incurable y causa que se obstruya el flujo del aire a los pulmones, lo que a su vez provoca otras enfermedades cardíacas y cáncer de pulmón.

Los dos varones habían estado juntos desde los años setenta, pero se casaron hasta 2015, cuando se legalizó el matrimonio entre las personas del mismo sexo, de acuerdo con Queerty.

En Florida, la ley dicta que un cónyuge puede demandar por muerte injusta sólo si se casaron antes de que la persona se enfermara. Por eso, las compañías tabacaleras intentaron convencer al jurado de que Caprio desarrolló su enfermedad en 1996, casi 20 años antes de que la pareja se casara.

Sin embargo, el abogado de los demandantes logró convencer al jurado que los hombres se hubieran casado en ese entonces si el matrimonio homosexual hubiera sido legal.

Debido a esto, el jurado le dio a Rintoul 9.2 millones de dólares en daños compensatorios, más 148.2 millones en daños punitivos, haciendo un total de 157.4 millones de dólares.

El abogado del demandante dijo que este dictamen le asegurará a las parejas del mismo sexo que no serán penalizadas por no haberse podido casar hace años, cuando este tipo de matrimonio era ilegal, según reportó el Sun Sentinel.

Caprio y Rintoul solían fumar mucho, y ambos decidieron dejar el vicio varias veces. Sin embargo, la naturaleza adictiva de los cigarrillos fue demasiado fuerte para superarla. Por eso, Rintoul y su abogado decidieron demandar a las empresas tabacaleras por manipular los niveles adictivos de la nicotina.