Nacional

'Nuevas redadas' de ICE pondrían en problemas a empleadores

Las estrategias de vigilancia de autoridades migratorias cruzan diversas bases de datos

Agencias
miércoles, 09 octubre 2019 | 10:38
Agencias

Washington – El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) lanzó en septiembre una nueva política que ha sido ignorada por la mayoría de los empleadores, sobre todo de aquellos que contratan a estudiantes extranjeros.

Un reporte de Forbes indica que los operativos de la agencia, una especie de “nuevas redadas”, podría generar problemas importantes para los empleadores y los estudiantes internacionales en la Capacitación Práctica Opcional (OPT).

“Los problemas se centran en lo que se ingresa en el Sistema de información de estudiantes y visitantes de intercambio (SEVIS) basado en Internet sobre el trabajo del estudiante mientras trabaja en OPT”, indica el artículo.

Esta política fue anunciada en el primer semestre de este año y tiene como objetivo evitar que estudiantes extranjeros dejen vencer sus visas y se queden como indocumentados en los Estados Unidos o no realicen el cambio de permiso apropiadamente.

La revista destaca que el 27 de septiembre pasado, la agencia lanzó la “Guía de políticas SEVP (Programa de estudiantes y visitantes de intercambio): capacitación práctica: determinación de una relación directa entre el empleo y el área principal de estudio de un estudiante”.

Agrega que la política parece un “simple recordatorio” a los empleadores, pero hay detalles que pueden pasarse por alto y generarían problemas.

“Los estudiantes no inmigrantes son responsables de proporcionar una descripción de cómo su oportunidad de capacitación práctica se relaciona con su área principal de estudio”, establece la guía, donde también se indica a los administradores de programas como responsables de monitorear la actualización de esos datos.

Es entonces cuando el análisis de Forbes hace la advertencia: las autoridades migratorias pueden utilizar el sistema para hacer una búsqueda y cruzar con otras bases de datos. Esto significa que cualquier error podría desatar procesos de deportación y acciones jurídicas contra empleadores.

“Los estudiantes podrían caer en una trampa”, cita la revista a Blake Chisam, socio del bufete de abogados Fragomen, quien explica que si los datos de una base de datos a otra no concuerdan los funcionarios de ICE tomarán en consideración aquella información en la que “confía”.

Esto también podría impactar al momento de aplicar por visas de trabajo, como la H-1B, ya que las nuevas reglas de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) hacen un mayor escrutinio sobre lo que significa un “trabajador especializado” para una empresa. Los empleadores deben ser más precisos y presentar mejores pruebas.