Internacional

Niños migrantes languidecen en la frontera

Dejaron atrás a amigos y familiares y soportaron las pruebas de la ruta de migrantes para terminar atrapados en campamentos

Agencias
sábado, 20 julio 2019 | 12:38
Agencias

CIUDAD JUAREZ, Mexico – Para las dos docenas de niños migrantes que viven dentro de una pequeña iglesia en las afueras de Ciudad Juárez, México, la mayoría de los días son así: Desayuno a las 8 a.m., cena a las 6 p.m., y nada entre ese horario.

No hay escuela, y excepto por un puñado de Biblias desgastadas, no hay libros. Los peligros abundan en las colinas circundantes, por lo que la mayoría no ha dejado el campamento rodeado con alambres de púas en semanas o incluso meses.

“Me siento encarcelada”, dijo Alison Mendoza, de 16 años.

Salió de Nicaragua con sus padres y dos hermanas menores en marzo después de que su padre recibiera amenazas de muerte por manifestarse contra el presidente Daniel Ortega, cuyo gobierno ha encarcelado y matado a cientos de disidentes.

La familia ha estado esperando aquí en Juárez durante casi dos meses, la oportunidad de solicitar asilo político en Estados Unidos. Una política de la Administración Trump permite que solo un puñado de solicitantes de asilo pasen por los puertos de entrada en la frontera de Estados Unidos cada día.

Mendoza y sus hermanas, Sol, de 6 años, y Michele, de 11, se encuentran entre los miles de niños migrantes que languidecen a lo largo de la frontera como resultado de las cambiantes tendencias migratorias y las políticas de la Casa Blanca que buscan disuadir a los solicitantes de asilo.

Dejaron atrás a amigos y familiares y soportaron las pruebas de la ruta de migrantes solo para terminar atrapados en campamentos, hoteles baratos y refugios como el Buen Pastor, que ahora alberga a niños y sus familias de lugares tan lejanos como Ghana y el Congo.