Maine

Médicos reportan exitoso trasplante de pene realizado a veterano herido

El militar resultó lesionado por un artefacto explosivo improvisado, durante una misión en Afganistán

Agencias
viernes, 08 noviembre 2019 | 11:40
Agencias

Los Ángeles – Después de la muerte, es quizá la lesión de combate más temida por los militares desplegados en Irak y Afganistán: una explosión que les arrebate los genitales, publicó el rotativo LA Times.

Uno de esos guerreros heridos tuvo una verdadera oportunidad de renovar su salud y felicidad sexual, gracias a un trasplante de pene, escroto y pared abdominal inferior. La cirugía que también incluyó muchos de los nervios, músculos y vasos sanguíneos que sirven a esos órganos, fue descrita en la edición del jueves del New England Journal of Medicine.

El destinatario fue un joven militar que perdió su pene, escroto, ambos testículos y buena parte de sus dos piernas al pisar una bomba en una carretera de Afganistán.

Ahora, casi 19 meses después de su trasplante, el veterano puede orinar de pie sobre sus prótesis de piernas, y posee lo que sus médicos de la Facultad de Medicina Johns Hopkins describieron como un “fuerte chorro”. También tiene una sensación normal tanto en el cuerpo como en la punta de su nuevo pene, erecciones casi normales, y puede alcanzar el orgasmo.

Durante el resto de su vida, el hombre seguramente tomará medicamentos para evitar el rechazo del trasplante, lo cual lo hará más vulnerable a las infecciones, a problemas renales y a ciertos tipos de cáncer. Por otra parte, no podrá engendrar hijos biológicos: por una consideración ética se impidió el trasplante de testículos, que habrían generado semen con el ADN del donante fallecido.

Aún así, para un joven cuyas lesiones eran demasiado extensas para una cirugía reconstructiva convencional, tener un apéndice externo que se siente y funciona como propio “es muy importante”, remarcó Richard Redett, el cirujano especializado que dirigió a un equipo de aproximadamente 35 profesionales médicos en la operación, de 14 horas de duración.

En el informe, Redett y su equipo escribieron que el militar -cuyo nombre no se dio a conocer- informó que “se siente completo” nuevamente. El hombre sigue viviendo por su cuenta y ha regresado a la escuela a tiempo completo.

Está “muy satisfecho con el trasplante y las implicaciones que conlleva para su futuro”, concluyó el equipo médico.