Michigan

Mata a indocumentada por sospechar que la la envenenaría

La asesina y su hermano, ambos también indocumentados, se declararon culpables; no serán deportado hasta cumplir sus condenas

Agencias
viernes, 28 junio 2019 | 11:49
Agencias

Sanilac – Una mujer de 34 años y su hermano de 22, ambos mexicanos indocumentados, fueron sentenciados a prisión este miércoles por matar a otra mexicana sin documentos en del condado de Sanilac, Michigan.

En un juicio previo, ambos hermanos se declararon culpables de manipular pruebas y ocultar la muerte de Bricia Flores Rivera, de 42 años. Francisca Vargas Castillo confesó, además, haber asesinado a la mujer. Leobardo Torres Castillo reconoció su asalto con intención de “causar graves daños corporales”.

La testigo Cruz Mary Ramos dijo en la investigación preliminar que Vargas creía que Flores estaba tratando de envenenar a sus hijos para seducir a su marido. Ramos, que aseguró haber llevado a los hermanos a la escena del crimen, también vio cómo la asesina golpeó con un palo a su víctima antes de apuñalarla, de acuerdo al medio The Times Herald.

La policía descubrió el cuerpo de Bricial Flores en una alcantarilla de Sheridan Line Road, a unos metros del lugar en el que Cruz Ramos había dejado a los hermanos. Los oficiales encontraron indicios de que la mujer había sido golpeada y apuñalada en varias ocasiones y en diferentes partes de su cuerpo, según asegura el medio MLive.

El abogado de Leobardo Torres defendió que su cliente “había jugado un papel muy pequeño en el asesinato” y que “el actor principal” había sido su hermana. Los abogados de ambos victimarios hicieron hincapié en el hecho de que ninguno de los dos tuviera antecedentes penales y de que estuvieran en Estados Unidos con la intención de buscar una vida mejor para ellos y para su familia. Francisca, con un total de siete hijosm enviaba su salario a México.

Respecto al tema migratorio, un oficial del servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) dijo a MLive que no deportarán a ninguno de los hermanos hasta que cumplan sus penas de prisión.

Por medio de un traductor, tanto Francisca como Leobardo se disculparon por lo ocurrido y pidieron al juez una segunda oportunidad. Entre lágrimas, Vargas Castillo también se refirió a sus hijos: “los extraño mucho”.