Internacional

Lluvia azota a migrantes en albergue en Nuevo Laredo

Las pequeñas casas de campaña cedieron ante el temporal en Tamaulipas

Agencias
sábado, 04 mayo 2019 | 12:27
Archivo

Nuevo Laredo – Dos pulgadas de intensa lluvia fueron suficientes para desquiciar por completo el insuficiente albergue municipal que da atención a unos 750 migrantes, la mayoría cubanos y africanos, cuyas pequeñas casas de campaña se inundaron por la tempestad, hasta que elementos de bomberos desaguaron el lugar .

El albergue fue originalmente abierto para brindar atención a indigentes y enfermos mentales indigentes, pero ante la gran cantidad de migrantes de los países mencionados y centroamericanos, en poco tiempo se saturó, hasta que la tormenta sacó a relucir las carencias, las deficiencias y las necesidades de estas personas que cohabitan hacinados y en riesgo de enfermedades.

“Este albergue ya está saturado en su capacidad, y siguen llegando familias con niños pequeños, y aunque decimos que ya no vamos a aceptar más, no podemos dejarlos afuera porque son familias con niños, y tenemos que buscarles un espacio adentro”, explicó Omar Enríquez, director de Protección Civil y Bomberos.

Entrar a este lugar es como ingresar a un campo de concentración de refugiados de la guerra, y así parece por las condiciones en que la mayoría salió de sus países de origen.

Es un ir y venir constante de personas que cruzan entre los reducidos espacios que hay entre carpa y carpa, y en ocasiones asemeja el interior de una prisión, al ver en los techos cubanos, africanos y centroamericanos sentados en el filo de los techos, a un lado de largos cordones que sirven como tendederos para secar la mojada ropa que dejó la tormenta horas antes.

Predomina el grupo de los africanos, con 300 individuos entre hombres, mujeres y niños, además de 250 cubanos, y el resto de otras nacionalidades, y a pesar del hacinamiento y las precarias condiciones en que se encuentran, dijo el funcionario que hay instrucciones de no recibir más migrantes, excepto a los que vienen con hijos pequeños, pero son recibidos porque llegan de noche.

En cuanto a la aplicación del Plan DN-3, implementado por ejército mexicano en casos de emergencia, dijo Enríquez que por el momento no, aunque señaló que si esta situación crece y sale de control, se puede solicitar.

Casos como otra tormenta, el arribo de migrantes en masa, o que Estados Unidos detenga la expedición de citas, además de la presencia de alguna epidemia.

No hay cerco sanitario

Ante esta situación imprevista ocasionada por la tormenta, el jefe de la jurisdicción sanitaria, Óscar González arribó al lugar para llevar a cabo una inspección sanitaria, y ver las condiciones de salubridad como de salud de los migrantes.

Coincidió con la versión del funcionario municipal, al decir que la capacidad de atención ya fue rebasada, por lo que personal a su cargo realiza rondines a todas horas del día para revisar el estado de salud de los migrantes, “y hasta el momento no hemos encontrado alguna enfermedad que sea de interés epidemiológico, solo enfermedades comunes que no ponen en riesgo a la población”, explicó.

Descartó la presencia de enfermedades contagiosas, salvo las de la piel que son muy comunes, y dijo que no hay cerco sanitario, aunque reiteró que todos los días son visitados los albergues para revisar el estado de salud de estas personas.