Nueva York

Generan controversia cargos contra 3 que mojaron a policías

Organizaciones califican como 'excesivos' las acusaciones a los detenidos; mientras la Policía se empeña en dar un castigo ejemplar

Agencias
viernes, 26 julio 2019 | 16:44
Agencias

Nueva York – Hostigamiento, conducta desordenada, manipulación de pruebas, acoso y maldad criminal, son cinco de los cargos que podrían enfrentar tres jóvenes que fueron detenidos por el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD), implicados en un hecho ocurrido el pasado fin de semana, y que se hizo viral en las redes sociales: empapar con agua a efectivos de la corporación, publicó La Opinión.

Las agresiones a los oficiales, escenificadas en dos situaciones separadas, una en Brooklyn, y otra en Harlem, quedaron registradas en videos, causando indignación en algunos sectores dentro la Policía, por considerar que los funcionarios debieron actuar más firmemente, y en una carta se le indicó que trataran esos casos como un crimen.

Pero ahora, se enciende otra controversia, ya algunas organizaciones califican como “desproporcionados” los cargos criminales que le han impuesto a los supuestos responsables.

Anne Oredeko, coordinadora de la Unidad de Justicia Racial en The Legal Aid Society, cuestiona la respuesta que ha dado el cuerpo policial, en tratar de criminalizar a los implicados en este hecho.

“Estos incidentes de jóvenes que arrojaron agua sobre los oficiales, no es nada en comparación con las actuaciones violentas, muchas veces grabadas, de funcionarios del NYPD. Aquí tenemos a jóvenes arrestados por salpicar de agua a policías, pero no hemos visto la mínima sanción en casos que los agentes son responsables de lesiones y hasta asesinatos”, expresó.

Oredeko indicó que históricamente, las comunidades afroamericanas e hispanas han sufrido la peor parte del “abuso, el acoso y la violencia policial”.

En la misma dirección, Kesi Foster, líder organizador de Make the Road Nueva York (NYMR) también reaccionó recordando que “hemos esperado cinco años para que el alcalde Bill di Blasio, concrete una sanción contra el oficial Pantaleo que mató a Eric Garner, como se demuestra también claramente en un video”.

El activista también trajo a colación el caso del funcionario Wayne Isaacs, quien disparó y mató a Delrawn Small frente a su familia.

“La justicia nunca será igual, si tenemos un alcalde que se niega a pedir disciplina cuando la Policía de Nueva York, está matando a personas afroamericanas “, concluyó.

Otras organizaciones también ponderaron este caso, Jorge Luis Vásquez, consejero asociado de Latino Justice, considera que las comunidades serán más seguras cuando se alcance la transparencia en todos los frentes.

“No podemos condenar por completo los hechos que se han grabado parcialmente, pues como declara continuamente el Departamento de la Policía, las grabaciones de video no cuentan la historia completa. Es importante verificar todos los hechos antes de que reaccionemos”, razonó.

Vásquez espera que esta “acusación aislada” no se use como una justificación para el patrullaje excesivo a las comunidades de color.

La orden policial

En una misiva enviada el pasado 22 de julio a todos los comandos, desde el Centro de Información General de la Uniformada, se ordenó a los oficiales estar atentos, en cualquiera de sus posiciones, a agresiones como en las que resultaron “rociados con agua uniformados, porque se debe tener claro que tales conductas deben ser tipificadas como conductas criminales, que causan interferencia en las funciones de seguridad y protección a la comunidad”.

Antes de anunciar que los jóvenes implicados en este polémico hecho iban a ser detenidos, Terence Monahan, jefe de Departamento de NYPD, acotó que “cualquier policía que asuma que estos son actos sin importancia, tal vez debería reconsiderar si esta es una profesión para ellos”.

También previo a las detenciones, Patrick Lynch, presidente de la Asociación de Patrulleros de la Ciudad de Nueva York, había pedido al Concejo Municipal y a legisladores de Albany crear multas para cualquiera que acose o interfiera con un oficial de policía, en el desempeño de sus funciones oficiales.

“Como mínimo, debe haber un cargo por delito mayor por agredir a un oficial de policía arrojando o rociando agua o cualquier otra sustancia, y un cargo de delito menor por el intento de hacerlo”, dijo Lynch a medios locales.

Los detenidos

Extraoficialmente se conoció que Cortney Thompson, de 28 años, Chad Bowden, de 28, e Isiah Scott, de 23, fueron detenidos por estar implicados en la situación en la cual un par de funcionarios de la corporación, fueron empapados de agua en la 1400 de la avenida este New York, a pocas cuadras de la comisaría 73 en Brownsville.

Thompson supuestamente es un conocido miembro de una pandilla y estaba en libertad condicional por otro delito.

El NYPD también busca a otros dos hombres, Isiah Scott y Chad Boden, en conexión con un incidente similar en Harlem, en la Séptima avenida y la calle 116, durante la ola de calor del pasado domingo. Un funcionario incluso fue golpeado en la cabeza con un balde.